CORTESÍA LA AFICIÓN
6 de agosto de 2017 / 02:10 p.m.

Luego de ganarle 3-2 a Pachuca, se reportó que William Palacios y Julián Quiñones, jugadores de Lobos BUAP, aparentemente fueron hospitalizados luego de una pelea en un bar la madrugada del domingo, situación que Rafa Puente Jr., entrenador del equipo, negó.

“No sé de qué me hablas. Yo vengo saliendo de misa con el equipo”, aseguró el directivo.

Cuando le preguntaron si había asistido en la noche al hospital para ver a los dos jugadores supuestamente involucrados en la pelea, Rafa señaló que no fue por eso, sino para ver el estado de Lucero Álvarez, el portero que se lesionó en la Jornada 2. “No, yo fui al hospital a ver a Lucero (Álvarez), que fue intervenido la semana pasada y ahí estuve viéndolo. Hoy lo dan de alta”.

Tan sólo unas horas después del triunfo sobre los Tuzos del Pachuca, directivos, jugadores y cuerpo técnico de los Lobos BUAP asistieron a misa dominical en la catedral de Puebla, ello a invitación del Arzobispo, Víctor Sánchez Espinoza.

"Felicidades por el campeonato, por el ascenso a la Primera División y por el triunfo de anoche, les agradezco que estén aquí, participando de la santa misa, los felicitamos", indicó Sánchez Espinoza en su mensaje.

Tras la homilía, el director técnico de La Jauría, Rafael Puente del Río, agradeció la invitación recibida, ya que es para ellos una gran distinción como equipo.

"Nos invitó el monseñor y amablemente accedimos, siempre es importante darle gracias a Dios por tantas bendiciones, al final es eso, si uno participa de la misa todos los domingos porque profeso la religión católica, como equipo que la mayoría somos católicos aceptamos amablemente la invitación de Monseñor".