20 de febrero de 2015 / 02:20 a.m.

Monterrey.- Hasta hace cinco meses Francisco Javier gozó de buena salud, a pesar de que en septiembre de 2010 sufrió una fuerte descarga eléctrica.

Entonces, él era ayudante en una empresa y le ayudaba a una persona de la colonia Los Naranjos, en Juárez, a conectar su vivienda a la red de energía.

"Él tenía su Seguro Social y estaba trabajando. Estuvo tres meses en el hospital de Zona (número 21), pero ya después, cuando ya salió del hospital, lo dieron de baja en el trabajo y en el Seguro”, señaló la señora María Rojas Contreras, de 64 años y madre de Francisco Javier Aguilar Rojas.

Aunque no tenía un trabajo estable, el joven, hoy de 32 años, se recuperaba poco a poco; llevaba una vida normal y trataba de olvidar el incidente que puso en peligro su vida.

Desde hace cinco meses ha ido perdiendo la capacidad de movimiento. Batalla demasiado para caminar, e inclusive para alimentarse o simplemente hablar.

"Eso fue repentinamente, después de que pasó el tiempo. De septiembre para acá él empezó a decir: No tengo fuerzas; no tengo hambre. Se le viene su comida…, los líquidos", recalcó el ama de casa, quien debe sostener a su hijo por medio de la venta de tortillas de harina.

En este momento Aguilar Rojas requiere de algunos estudios médicos, relacionados con la electrofisiología.

El Hospital Universitario le cobra 11 mil 600 pesos por dichos estudios, pero la familia es de muy escasos recursos y no puede liquidar esa cantidad.

Por tal motivo, la señora María Rojas le hace un llamado a la comunidad, a las instituciones y al propio nosocomio, para que le tiendan la mano en estos momentos inciertos.

"Pues nosotros… yo, les pido que, si me pueden hacer el favor y la caridad, nos ayuden para los estudios. Ya después Dios dirá… más delante", expresó.

Las personas que deseen ayudar económicamente a Francisco Javier pueden comunicarse a los teléfonos 811-189-2450 y 811-976-6421.

Ellos tienen su domicilio en la calle Bugambilias número 203, en la colonia Las Bugambilias, en el municipio de Juárez, Nuevo León.

El ama de casa manifestó que el Ayuntamiento de Juárez solamente la apoyó con 300 pesos a través de un certificado, que deberá ser entregado directamente en el hospital.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ