27 de enero de 2015 / 04:02 a.m.

Monterrey.- Tras el fatal accidente que cobró la vida de un matrimonio en Huinalá, dos hermanos menores de edad quedaron en el desamparo, y enfrentando un inmenso dolor.

Se trata de Yaressi y Jaimito, de 16 y de siete años de edad, respectivamente.

La tristeza y la desilusión se apoderaron, en un abrir y cerrar de ojos, de un hogar ubicado en la calle Cobre, de la colonia Rincón de San Miguel.

"Muy consternados estamos todos los vecinos, porque ellos eran excelentes vecinos, tanto ella como él. El señor pues muy dedicado a su hijo, de siete años el niño, y ahorita venimos de la capilla", señaló una vecina que conocía a la pareja desde hacía 12 años.

Jaime Hernández Castro y Jésica del Carmen Martínez Mendoza, ambos de 40 años, murieron la mañana del domingo tras impactar su camioneta contra un camión de transporte de personal.

"Y ahorita, pues aquí, toda la cuadra muy consternada. La verdad, una gran pérdida, porque ella fue muy dedicada a su trabajo, el señor también. Eran excelentes vecinos. No se metían con nadie… con nadie", recalcó.

REQUIEREN DEL RESPALDO DE SUS FAMILIARES

A partir de ahora, Yaressi y su hermano Jaime requieren de todo el apoyo de sus seres queridos para salir adelante, pues esto representa el golpe más duro y cruel que pudieron haber imaginado.

"Afortunadamente ella (Jésica) tenía a su mamá. Ella siempre les encargaba los niños a su mamá, que es una señora muy fuerte", comentó otra mujer que habita en la calle Cobre.

Trascendió que al momento del fatal percance Jaime y su esposa circulaban a alta velocidad, después de que fueran vistos discutiendo al salir de su trabajo en un bar y depósito ubicado en Pueblo Nuevo.

Las personas que conocieron a las víctimas dijeron sentirse extrañados ante esa versión que dieron algunos testigos, pues se trataba de un matrimonio firme.

"Yo a ellos siempre los vi como una pareja estable. Ella siempre ha trabajado y el señor también. ¿Que si nos extraña esta situación? La verdad sí… la verdad sí", dijo.

LES DARÁN SEPULTURA

Los cuerpos de Jaime y Jésica son velados en una funeraria que se localiza en Juárez y Triunfo de la República, en Guadalupe.

La mañana de este martes serían despedidos en su última morada, en el panteón Los Olivos, en la misma localidad.

El accidente que acabó con su existencia se registró poco antes de las 8 de la mañana del domingo en la carretera Apodaca-Juárez en Huinalá.

Tripulaban una camioneta pick up Volkswagen Pointer, en la que regresaban a su hogar después de terminar de trabajar en un bar y depósito propiedad de un primo de él.

Al circular hacia el sur chocaron contra un camión de personal de la empresa Tramosa, que iba vacío.

El camión iba inicialmente hacia el norte y su operador trato continuar al poniente por Constitución, pero la unidad fue colisionada en la parte lateral, cerca de la defensa posterior.

Tras el encontronazo la camioneta comenzó a incendiarse, pero un testigo se apresuró a extraer a la pareja, evitando que los cuerpos fueran consumidos por las llamas.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ