WILLIE GONZÁLEZ | @WILLIEMTY
14 de noviembre de 2017 / 12:30 p.m.

Amigos, este fin de semana Rayados y Tigres se disputan el liderato del futbol mexicano en una edición más del clásico regiomontano. Ni más ni menos. Los mejores equipos del balompié nacional, frente a frente. Las dos ofensivas más poderosas: Tigres con 28 goles, Rayados con 27. La mejor defensa, la conformada por Mohamed, con 12 goles permitidos en 16 juegos, frente a la tercera zaga menos vulnerada, la orquestada por Ferretti, con apenas 14 anotaciones en contra.

En el plano individual, Avilés Hurtado y Enner Valencia están cerca de Mauro Boselli entre los depredadores del torneo. Acá tenemos, además, a figuras que engrandecen a nuestra Liga Mx, como Gignac, Pabón, Aquino, Pato Sánchez, Nahuel, Vangioni y Dueñas. Y qué decir del mejor novato del Apertura: Jonathan González.

Pero más allá de las estadísticas actuales, la pasión que se vive en las tribunas regiomontanas es única. El ambiente que se respira en la ciudad desde un par de semanas antes del partido es sensacional.

Siempre se juega con estadio lleno, algo que cada vez se advierte menos en los clásicos tapatíos y capitalinos, donde ya es tradición observar butacas vacías en el que debe ser su partido más importante del semestre. Y ya no emocionan a nadie. Cómo estarán las cosas que siguen entrevistando al Loco Valdés y Sergio Corona para promover el América contra Chivas. ¡Por Dios!

Hace mucho que el Rayados vs Tigres dejó de ser un clásico ‘regional’, a pesar que los envidiosos seguidores de los equipos ‘grandes’ insisten en calificarlo así. Si el partido entre los dos mejores equipos no interesa a los aficionados de todo el país no sé de qué estamos hablando.

No hay más. El mejor clásico de México se juega en el Norte. Entre Rayados y Tigres. Y cuéntenla como quieran.

SR