20 de febrero de 2015 / 02:37 a.m.

Monterrey.- Un lamentable accidente de trabajo ocurrió al mediodía del jueves en el norponiente de Monterrey.

Cuando le ayudaba a su padre en la impermeabilización de una casa, un jovencito de 15 años murió al sufrir una descarga de 13 mil voltios.

La víctima se encontraba subiendo herramientas y cubetas hasta la azotea por medio de una cuerda, cuando repentinamente una barra metálica de un metro de largo formó un arco con el cableado aéreo.

La tragedia ocurrió alrededor de las 13:00 horas en el número 5909 de la calle Fray José Mujica, en la colonia Condocasa Mitras.

El sitio se ubica hacia el norte de la colonia Villa Mitras, cerca del cruce de las avenidas Raúl Rangel Frías y No Reelección.

Como Fernando Gallegos Aparicio fue identificado el menor de edad, quien tenía su domicilio en la calle Laúd, de la colonia Fomerrey 112, en la zona de San Bernabé.

El caso provocó la movilización de elementos de Protección Civil Municipal, Cruz Verde y Cruz Roja, pero lamentablemente ya nada se pudo hacer por Fernando.

El padre de él, Fernando Gallegos Galván, fue cuestionado por las autoridades en torno a la forma en que se registraron los hechos, pero él aseguró no haber atestiguado.

Se estableció que el adolescente les ayudaba a su papá y a un tío a preparar la superficie a impermeabilizar, sobre la azotea de la vivienda de dos pisos.

Al mismo tiempo, otros trabajadores estaban en diferentes áreas de la casa en remodelación; algunos pintando y otros instalando pisos y acabados.

Gallegos Aparicio estaba utilizando una cuerda para subir cubetas y algunas herramientas, cuando, de pronto, intentó recoger la pequeña barra de acero.

El objeto habría formado un arco al estar cerca de los cables de 13 mil voltios, recibiendo el muchacho la fuerte descarga eléctrica mientras estaba a pocos metros de su padre.

El hombre trató de ayudar a su hijo y pidió auxilio a los demás trabajadores. Se pidió el servicio médico, pero ya nada se pudo hacer por Fernando.

Tras confirmarse el fallecimiento de Fernando, los albañiles dejaron de lado sus herramientas y salieron hacia la banqueta. La tristeza era evidente en sus rostros.

Al sitio llegaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Dirección de Servicios Periciales, quienes iniciaron las indagatorias acerca de este trágico incidente.

El cuerpo del infortunado fue trasladado al Servicio Médico Forense de la Procuraduría en el hospital Universitario, con la finalidad de que se realizaran las pruebas periciales correspondientes.

FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ