HELIODORO HINOJOSA / ENVIADO ESPECIAL
7 de julio de 2015 / 12:21 p.m.

Escuche como un aficionado dijo: "deberían ser más accesibles, nosotros vivimos en Chicago y ustedes se deben a nosotros que acá pagamos muchos dólares y es muy difícil que podamos convivir con los jugadores".

Con su hijo del brazo, burló sin necesitar tanta audacia la vigilancia del hotel donde se hospeda la Selección Nacional. La luz tenue del lobby veía el desfile de jugadores después de su hora de cena para tomar el elevador rumbo a la habitación; sin embargo, está prohibido acercarse.

Así el equipo 'tricolor' descansa en su hotel a los pies del rio Chicago y escasas cuadras del lago Michigan.

A las afueras del hotel, más de 20 mexicanos nativos de Guerrero y Zacatecas estuvieron presentes sin tener el éxito de ver a sus ídolos. Aunque son mexicanos y portan la playera nacional, saben que hoy no son favoritos.

"Queremos ver una final entre Estados Unidos y México, eso es la Copa Oro siempre. Estados Unidos es favorito", dijo Manuel, oriundo del estado de Guerrero y con más de 20 años viviendo en Chicago.

"Es lo que todos queremos; en estos momentos está más fuerte Estados Unidos, pero México se crece, tiene que demostrar que es el gigante de la Concacaf", afirmó Carlos, quien también tiene más de una década en esta ciudad.

La Selección Nacional viene con muy poca credibilidad a Copa Oro, tras fracasar en la Copa América de Chile. México abrirá competencia en Chicago, la segunda ciudad con más mexicanos después de Los Ángeles, California (1 millón 700 mil connacionales) al presentar una población de más de 680 mil compatriotas residentes en la 'Ciudad de los Vientos'.