CORTESÍA DE HÉCTOR ORTIZ / ENVIADO - LA AFICIÓN
6 de octubre de 2017 / 10:47 p.m.

El ejército, la Marina y las Fuerzas Armadas de México comenzaron la fiesta en San Luis con un emotivo protocolo que engalanó los instantes previos al triunfo de la selección mexicana 3-1 ante Trinidad y Tobago. El último duelo del Tri en México, dentro del Hexagonal de Concacaf rumbo a la Copa del Mundo de Rusia 2018, se convirtió en el marco perfecto para rendir un homenaje a los héroes que ayudaron al país tras los sismos que lo sacudieron en el pasado mes de septiembre.

Los binomios caninos, encabezados por la perrita 'Frida', hicieron estallar las gradas del Alfonso Lastras, para después quedar completamente en silencio en memoria de las víctimas que dejaron estos desastres naturales.

EL JUEGO

Como Juan Carlos Osorio presagiaba en conferencia de prensa, Trinidad y Tobago salió replegado en el fondo, buscando latigazos que metieron peligro sobre el arco de Jesús Corona, elegido hoy por el técnico colombiano para arrancar de titular.

Curiosamente, fueron los trinitarios quienes inicialmente tocaron con peligro la portería tricolor, cuando a los 7 minutos, Winchester metió un derechazo dentro del área que pasó rozando el poste.

El Tri lució errático en el primer cuarto de hora, pero también tuvieron algunas llegadas peligrosas, principalmente a balón parado, con dos cobros de tiro libre al minuto 14 y 30, respectivamente; Layún, en primera instancia, disparó muy cerca del arco defendido por Foncette, quien se convirtió en figura atajando el segundo cobro de Andrés Guardado.

La selección nacional insistió por las bandas, mandando centros que, en su mayoría, no encontraron destinatario, hasta que un buen desborde de Jesús Manuel Corona en el minuto 18, encontró a Javier Aquino tras el rechace de la zaga trinitaria; el oaxaqueño recibió dentro del área desperdiciando una buena oportunidad.

Para el complemento y con el marcador aún empatado sin goles, Osorio dio descanso a Aquino a los 52 minutos, cuando se reclamaba un posible penal a favor de México, para dar entrada a Hirving Lozano.

Dos minutos después Héctor Miguel Herrera realizó una buena jugada dentro del área trinitaria, descartó a un par de zagueros para mandar un potente disparo que alcanzó a ser desviado a tiro de esquina.

Al 61, Osorio realizó su segunda modificación, sacando a Javier Aquino y dando entrada a Carlos Vela, sin embargo los visitantes ya tenían una sorpresa preparada...

Winchester volvió plantarse frente a Corona tras un error en la defensa del Tri, el delantero no perdonó en esta ocasión y con un toque sutil clavó el esférico pegado al poste.

Osorio respondió al instante sacando a Diego Reyes y metiendo a Oribe Peralta, justo cuando una nueva posible mano dentro del área trinitaria volvía a levantar a toda la banca del Tri en protesta. De nuevo no se marcó nada.

México comenzaba a desesperarse y parecía que caían en el juego de los visitantes, hasta que a los 77 minutos apareció Manuel Corona para mandar un centro pasado que 'Chucky' Lozano impactó de primera intención, logrando el empate y la explosión en las gradas del Alfonso Lastras.

Parecía que el duelo terminaría en empate, pero a los 87 minitos, tras una gran atajada de Foncette, apareció la figura del máximo goleador de la selección, Javier Hernández, quien aprovechó para rematar de cabeza el balón suelto y decretar la voltereta.

En el último suspiro del juego, Héctor Herrera se mandó un golazo con un cobro de tiro libre que se incrustó en el ángulo. Broche de oro para la fiesta potosina.

Osorio y sus dirigidos mantienen viva la oportunidad de superar el récord de Ricardo La Volpe en la eliminatoria del 2005, luego de mantener el invicto en este Hexagonal y llegar a 21 unidades.