NOTIMEX
15 de septiembre de 2017 / 08:55 p.m.

La falta de contundencia ofensiva y la pésima marca en defensa evitaron que Tigres diera un grito de victoria al empatar 3-3 ante Morelia en un juego que debieron haber ganado.

André Pierre Gignac no supo definir dos grandes jugadas de cara a la portería, además dos disparos a los postes no se tradujeron en goles felinos, mientras que en contraparte, malas marcaciones de la zaga provocaron anotaciones en contra y perdieron la ventaja.

Con el resultado, los felinos llegaron a 13 puntos, mismos de Monarcas, pero ahora deberán trabajar muchísimo para volver a ser la defensa sólida de antes, al recibir ya 11 tantos, aunque a la ofensiva son ahora el más goleador de la Liga MX con 18.

Ricardo Ferretti sorprendió al mandar a la cancha una formación muy ofensiva, con tres centrales, dos medios por el centro del campo, dos volantes de ida y vuelta por los costados y tres delanteros, tal y como lo hizo en la jornada 1 ante Puebla, partido que ganaron 5-0.

Antes del primer minuto hubo una lesión de Enner Valencia, que al inicio parecía algo muscular, pero afortunadamente no pasó a mayores.

Morelia era mejor en los primeros minutos del juego, con más posesión de pelota y “tocando la puerta” de la defensa felina, pero sin generar peligro inminente en el arco de Nahuel Guzmán.

A los 13’ se dio una mano dentro del área de Gabriel Achilier, casi en la línea del área grande, pero el árbitro Paul Delgadillo la marcó fuera. Sin embargo, al 18’ sí marcó como pena máxima una acción en donde Jürgen Damm atacó mal un centro que no llevaba nada y pareció haber metido la mano.

Raúl Ruidíaz cobró potente al 19’, Nahuel Guzmán lo ataja de gran forma, pero en el rechace Rodrigo Millar contrarremata y Jesús Dueñas lo termina por meter en su propia portería para el 1-0 de Monarcas.

Tigres no se quedó lamentando la desafortunada acción y al 22’ Javier Aquino marcó un soberbio gol, con un trallazo de zurda de fuera del área para empatar 1-1 las acciones, haciendo explotar el júbilo de los Incomparables que hicieron el viaje.

Pero las cosas no pararon para los felinos, pues al 30’ Enner Valencia marcó su sexto gol del torneo luego de un balón robado en la salida de Monarcas. Luego al 32’ André Pierre Gignac estrelló un disparo de derecha en el travesaño, salvándose la Monarquía del tercero.

Los universitarios se asentaron con la ventaja y empezaron a pasear la pelota de un lado a otro del terreno de juego, mientras Morelia no podía retomar el control y al 42’ se volvió a salvar en un tiro de Jûrgen Damm de izquierda que se estrelló en el poste.

Así se fueron al descanso, con la ventaja felina y para el complemento se esperaba que Monarcas se fuera al frente en busca del empate y se darían los espacios para que Tigres aumentara la ventaja.

Para el segundo tiempo, sin cambios de ningún equipo, Tigres volvió a jugar con línea de cuatro, empezando a tener más control de la pelota y al 50’ Gignac, tras un “caño” a Loeschbor sacó un disparo apenas desviado, cuando ya se cantaba el tercer gol.

Bien dicen que gol fallado es gol en contra, y los felinos ya habían dejado ir varios, y al 55’ el peruano Raúl Ruidíaz aprovechó un rechace de Nahuel a tiro de Diego Valdés y empató el juego a dos goles.

Sin embargo, una vez más vino una reacción inmediata de los auriazules y al 57’, de nuevo en un golazo, Javier Aquino puso el 2-3 tras un gran pase de Gignac al espacio cuando le ganó la espalda a Loeschbor y fusiló al arquero de la Monarquía.

Al 63’ Nahuel Guzmán por poco provoca el empate, al despejar de forma displicente y regalarla a Gastón Lezcano que no supo aprovechar. En la siguiente jugada la zaga se quedó colgada y ahora Nahuel evitó el empate tras un remate de Diego Valdés y luego en el contraremate Ruidíaz lo echó fuera.

El técnico michoacano no aguantó más y refrescó su delantera, mandando a Jefferson Cuero y Ángel Sepúlveda por Vilchis y Lezcano; mientras “Tuca” respondió con el “Chaka” Rodríguez e Ismael Sosa en lugar de Damm y Valencia.

Otra vez Gignac tuvo el gol al 71’, en un doble recorte sobre Loeschbor, pero falló de nuevo en la definición. Y para colmo otra vez Morelia les facturó y al 77’ Sepúlveda aprovechó otra pésima marca tras un centro que prolongó Cuero y marcó el empate a tres que hizo despertar al Morelos.

Tigres siguió dando muchas libertades en la marcación, sin estar seguros en la retaguardia y dejándole a Monarcas el balón mucho más tiempo. Finalmente ya no pasó nada y ambos se repartieron puntos en un juego que resultó espectacular.