NOTIMEX
25 de diciembre de 2016 / 11:19 a.m.

Monarcas Morelia encaró una temporada de pesadilla, al menos en lo que respecta al Torneo Apertura 2016 de la Liga MX, pues luego de éste quedó involucrado en problemas de descenso al ocupar la última posición de la tabla de cocientes.

Sin embargo esto no fue todo lo que pasó en el año, ya que también dio por terminada su relación con el técnico Enrique Meza, quien llegó al equipo en el Apertura 2015 y sus números hablaron de lo que fue al frente del equipo, con 50 partidos dirigidos para 19 triunfos, 11 empates y 20 derrotas.

Mientras, en el Torneo Clausura 2016 el “Ojitos” llevó al club a una liguilla al clasificarlo en la sexta posición con 28 puntos y con un buen nivel futbolístico, en tanto que para el Apertura no pudo ni siquiera terminar en la mitad de la tabla.

En esa liguilla le tocó enfrentar a Esmeradas de León, con el que cayó por global de 5-2 para quedarse en el camino, sin imaginar que para el siguiente certamen se vería envuelto en problemas de descenso, lo que deberá dirimir ahora en el Clausura 2017.

Ya en el Apertura 2016 el conjunto michoacano cayó en una serie de altibajos pese a comenzar bien el certamen, y poco a poco fue perdiendo aire para ceder posiciones tanto en la clasificación general como en la de cocientes.

Esta fue la principal preocupación en el club purépecha, que vio cómo iba a la baja en la porcentual y no había un salvavidas del cual agarrarse, aunque en los últimos partidos de la competencia logró jalar a otros equipos a la zona de descenso.

Con ese paso, la directica decidió darle las gracias a Enrique Meza luego de caer 3-1 ante León en la fecha 14, por lo que Roberto Hernández se hizo cargo del equipo de manera interina para terminar el torneo con un triunfo, un empate y una derrota.

El mal paso del conjunto lo llevó a ocupar la décima tercera posición de la tabla general con 20 puntos, sin embargo el equipo se mostró satisfecho por el hecho de haber sumado unidades para inmiscuir a otros clubes en el tema porcentual.

Sobre todo porque a pesar de ser último en este departamento con un cociente de 1.1059, Morelia espera que en el siguiente torneo se involucren otros como Veracruz, Chiapas, Puebla, Cruz Azul y Santos Laguna.

Así, con movimientos, altibajos y con un futbol que unas veces trataba de convencer y otras decepcionaba, Morelia cerró de manera irregular este año, en espera de que el 2017 sea mejor y con ello se logre el objetivo de mantenerse en el máximo circuito.