NOTIMEX
4 de octubre de 2016 / 05:46 p.m.

Pese a la molestia que existe en la directiva de Morelia por el paso que ha tenido el equipo en el Torneo Apertura 2016, el defensa Carlos Morales descartó temor por recibir algún tipo de sanción.

“Hay que esperar la sanción, en caso de que haya. Estamos atados al presidente, son los dueños de la institución y algo tendrán qué hacer, esperemos no sea la más drástica”, dijo.

Manifestó que Alvaro Dávila ha sido el presidente desde “hace 20 años y nunca han tomado una situación compleja, muchas veces se cansan, pero no podemos adelantar represalias”.

“Nosotros sabemos lo que pasa, eso se queda acá, al final de cada partido conocemos la problemática que se vive. Hablar del pasado ya no existe”, apuntó.

Por otra parte, Morales pidió a la Comisión de Arbitraje de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) que tenga más atención con los silbantes que manda a los juegos de Monarcas.

“No quiero pensar que es una persecución, pero si hago un llamado a los de pantalón largo, a la Comisión de Arbitraje, para que analicen las jugadas y si ellos gustan que alguien del equipo vaya, se hará. Se pide que venga experiencia, por lo que nos estamos jugando, no es cualquier cosa”, estableció.

Respecto a los supuestos gritos racistas que una parte de la afición de Guadalajara emitió en contra de su compañero, el colombiano Jefferson Cuero, dejó en claro que él no escuchó nada.

“No escuché ningún insulto o algo referente a lo que le gritaron a Cuero, no puedo asegurar que se dio, pero si fue así me parece poco apropiado para un espectáculo familiar y sobre todo para los tiempos en los que vivimos”, sentenció