NOTIMEX | @MMDEPORTESMX
29 de octubre de 2016 / 10:02 p.m.

Si bien el tema del descenso se define hasta el otro certamen, era una oportunidad importante para Morelia en su búsqueda por aferrarse a la salvación y la aprovechó al vencer 2-1 a Necaxa, un rival directo en este “incómodo” tema.

Un autogol de Emanuel Loeschbor, al minuto 58, le daba la ventaja a Rayos, pero los michoacanos reaccionaron con los tantos del peruano Raúl Ruidíaz (77) y de Enrique Pérez (80), para quedarse con el vital triunfo en la fecha 15 el Torneo Apertura 2016 de la Liga MX.

Con esta victoria, más que pensar en liguilla y los 19 puntos a los que llegó, Morelia logró dar alcance a Veracruz en 93 unidades, en los últimos sitios de la tabla de cocientes, de la cual Necaxa sigue algo distanciado en tanto en la tabla general se estancó con 22 unidades, todavía con aspiraciones de liguilla.

En el debut del técnico interino Roberto Hernández en el timón michoacano, tras la salida de Enrique Meza, Monarcas era el más obligado por dos razones: es último de la tabla porcentual y fue local en el estadio Morelos, así que los de casa comenzaron con la posesión del balón.

Los michoacanos apostaron por envíos al área desde los costados y en esas ocasiones, Ruidíaz y el chileno Diego Valdés exigieron al portero visitante Marcelo Barovero, quien una vez más confirmó que es de los mejor en su puesto en la Liga MX.

Monarcas desaprovechó su mejor momento del encuentro y eso generó que Necaxa se acomodara atrás y empezara atacar el arco de Carlos Felipe Rodríguez, aunque tampoco sin asfixiar al rival. El argentino Fabián Espíndola y el chileno Edson Puch mandaron avisos.

La segunda mitad arrancó de menos a más y Necaxa se adelantó 1-0 a causa del autogol del defensa Loeschbor, quien quiso evitar el remate de Jesús Isijara y acabó por meter la pelota en su propia meta, para aumentar la crisis de los morelianos.

Antes de darse la reacción local, Isijara perdonó el segundo tanto de Rayos cuando disparó de frente al arco local, pero Rodríguez atajó de forma notable; Barovero no se quedó atrás y con manotazo evitó el empate local tras excelsa jugada de aire de Ruidíaz y en el contrarremate erró Miguel Sansores.

Ya era un partido abierto, de ida y vuelta, ambos clubes sabedores del golpe de autoridad que podían dar al rival directo por el no descenso. El goleador peruano puso el 1-1 para Monarcas tras jugada a balón parado y la habilitación de Enrique Pérez.

Necaxa respondió con un riflazo de larga distancia de Fabián Espíndola pero el poste le negó la ventaja para los hidrocálidos. Tras dicho aviso, Morelia dio vuelta al marcador 2-1 con certero cabezazo de "Quique" Pérez, luego de un saque de esquina. Una reacción en el momento adecuado y en escasos tres minutos.

El cuadro dirigido por Alfonso Sosa no quiso quedarse con las manos vacías, por lo que envió al terreno al atacante argentino Claudio Riaño, quien en la última jugada del partido se perdió el tanto de la igualada ante el aguante del arquero monarca, en lo que fue el final de un juego digno de dos cuadros que anhelan la permanencia.

El árbitro del encuentro fue Marco Ortiz, quien cumplió con su labor y amonestó por los de casa a Juan Pablo Rodríguez y a los visitantes Marcos González, Mario de Luna, Edson Puch, Fabián Espíndola y Felipe Gallegos.