Claudio Bañuelos
15 de agosto de 2016 / 04:42 p.m.

El arquero de los Rayos de Necaxa, el argentino, Marcelo Barovero, sufrió un esguince en la rodilla derecha luego del choque que sufrió con el atacante de Rayados, el también pampero Rogelio Funes Mori, la noche del sábado pasado en estadio de los regiomontanos, pero no es tan grave como se creía.

En entrevista con La Afición, el Jefe de los Servicios Médicos del cuadro necaxista, Joaquín Fernández, indicó que este martes se le aplicará una resonancia magnética para conocer la gravedad de la lesión y poder descartar si se toma una semana de descanso o si ya el mismo miércoles se reincorpora a los entrenamientos de cara al cotejo del sábado contra Xolos de Tijuana en el Victoria.

“Lo revisamos de cómo pensamos tenía la lesión en la rodilla, que es un esguince colateral medial en el ligamento interno de la rodilla y está estable y ha estado muy bien de como pensamos que iba a estar, porque no presenta mucho dolor, de hecho mañana le vamos a aplicar una resonancia magnética para ver el alcance de la lesión pero prácticamente parece que esta mucho mejor de lo que pensamos“.

El galeno, añadió que “ya con el resultado del estudio vamos a ver sí el alcance es un poquito más fuerte y se le permitiría jugar esta semana“.

Acto seguido, Fernández destacó que “afortunadamente no es grave la lesión, su rodilla no presentaba inestabilidad ni dolor importante que en estos casos normalmente cuando el esguince es fuerte, la rodilla se mueve mucho, el ligamento se queda un poquito más laxo y se mueve, y en el caso de él no, la rodilla está firme, lo único que sí es que cuando el ligamento se lastima ahí es muy doloroso, sobre todo cuando se pone a patear con parte interna es donde más molesta, pero al parecer no hay tanto dolor y no hay inestabilidad lo cual nos hace indicar que la lesión es un poco menos de lo que tenemos presupuestada“, expresó.

Posteriormente resaltó que con la certeza del resultado de la resonancia, se sabrá a ciencia cierta qué es lo que tiene el experimentado portero, “mañana después de las 48 horas de rigor, tras la inflamación ahí vamos a tener con la resonancia y con el ultrasonido, ahí ya valuaremos cual es la situación con él“.

Al concluir comentó que en el peor de los casos estaría fuera de circulación tres semanas, no obstante acotó que “normalmente cuando este tipo de lesiones cuando es un poquito más grave tarde de dos a tres semanas, pero eso sería en el caso más grave, pero viéndolo a él como ha evolucionado, dependen de lo que diga el estudio, puede que esté un partido fuera, sino que ya esta misma semana se reincorpora al trabajo“.