WILLIE GONZÁLEZ | @WILLIEMTY | GUILLERMO.GONZALEZ@MULTIMEDIOS.COM
18 de octubre de 2016 / 09:35 a.m.

El mejor de la Liga Mx, sin duda alguna. Un crack en toda la extensión de la palabra. Jugadorazo. Los defensores no saben para qué lado va a picar. Tiene potencia y gran técnica.

Durante la última Copa América hizo pedazos al equipo mexicano. Se mueve por derecha, por izquierda y si la ocasión lo amerita, juega de media punta.

Si tiene que jugar de nueve, también lo hace. Es plurifuncional. Una máquina de ataque. Un feroz delantero que agrede todo el tiempo. Tiene a su socio Gallegos por la banda y a Espíndola en el frente. Se entienden a la perfección. Juegan de primera. No parecen el recién ascendido. Al contrario, parecen candidatos. Yo no sé quién de la directiva de Necaxa lo fue a comprar. Fue una contratación de lujo. Al igual que la de Barovero. Un arquero de talla mundial. Muchos minimizan al Necaxa y no saben lo que hablan. Haberse metido a la cancha de Tigres y haberles hecho un partidazo, no es casualidad.

Se necesita mucho futbol para derrotar al mejor equipo del continente en su propia cancha. Regresando a lo del chileno Puch, me da tristeza que para el siguiente año esté jugando para el América o Cruz Azul. Y es que el destino de este grandioso jugador estará en estos dos clubes que van a intentar pagar todos los millones de dólares que tengan que desembolsar por el delantero andino. A la gente de Necaxa le va a doler.

Desde Ivo Bassay, los Rayos no tenían un delantero con la enorme capacidad de Puch. Toda la temporada ha sido una delicia verlo jugar. Ojalá y dure mucho tiempo en México. Verlo en vivo desquita el boleto pagado. Que de esos extranjeros vengan muchos más. Es un jugador que ya casi no hay en el mundo. Ser descarado no es fácil. Atreverse a ser diferente, tampoco.

Puch arriesga para ganar. Pocos como él. Lo que vemos en Necaxa también lo hace en Chile. Un fenómeno de jugador.

Lo invito a que lo vea jugar. Abrazo.