RUBÉN ALMAGUER
6 de noviembre de 2017 / 07:41 a.m.

El minuto 70 fue histórico para los Tigres enfrentando al Necaxa porque fue donde se presentó el gol que marcó la diferencia y el triunfo.

En la jugada, momentos antes del cobro del penal, el portero felino, Nahuel Guzmán, aconsejó a su compañero Enner Valencia cómo vencer al arquero argentino, Marcelo Barovero.

El guardameta de los rayos consideró que simplemente el delantero ecuatoriano lo colocó muy bien.

“He atajado pocos penales, así que es un juego que ocurre y nada más. Tuvo la frialdad de colocarla y nada más, pero queda en segundo plano y eso no va a cambiar mucho lo que (Nahuel) le diga.

“Tigres en cualquier momento te puede contragolpear. Creo muchas situaciones y nosotros llegamos muy poco y a veces es difícil. Estas al límite que en cualquier momento te pueden convertir y ellos lo hicieron y se llevaron la victoria”, comentó el ex River Plate.

Para el campeón de la Libertadores 2015, fue grato volver a jugar en cancha del Volcán y acepta que los auriazules fueron el equipo que fabricó y encontró cómo hacer daño para sumar tres puntos.

“La verdad es bueno volver y siempre estar dentro de una cancha. Hoy no nos llevamos nada, lo individual pasa a segundo plano. Queríamos ganar o empatar, llevarnos un punto. No pudimos, creo que la derrota en general fue justa.

“El futbol es así, se acepta. Tigres en cualquier momento te puede golpear y encontró por esa vía. Le falto varias, así que es una derrota que no la esperábamos. Hay que aceptarla y lo bueno que dependemos de nosotros todavía”, sentenció.

SR