HÉCTOR GONZÁLEZ VILLALBA - cortesía la afición | @laaficion
11 de enero de 2017 / 05:50 p.m.

Edgardo Codesal acusa que los árbitros no querían entrenar en las nuevas instalaciones de Toluca, o hacerlo menos días, que les perdonara sanciones por errores en los partidos y que esperaban de él favores especiales para pasar las evaluaciones; éstas y otras peticiones le crearon un ambiente adverso que lo llevó a renunciar al área técnica de la Comisión de Arbitraje de la Federación Mexicana de Fútbol.

"Ellos tienen un sueldo base, una obligación y tienen que cumplir; se lo dije a (José Luis) Camargo: 'vengo a cumplir con un trabajo general, sin distingos, y menos con ustedes que son los más vistos; hay que dar resultado. Yo no soy títere de nadie'. Camargo se equivocó en un partido Atlas-Veracruz, lo sentamos ¡y bueno, se puso!... Así empezó a mover todo", explicó Codesal al hablar sobre el origen del distanciamiento con el gremio.

"A raíz de que se fueron implementando programas de trabajo, exigencias y con el traslado a Toluca, empezaron las divergencias; ya habían empezado desde tiempo antes muchas peticiones de los árbitros más veteranos, que las pruebas físicas, que esto, que lo otro, y toda la vida se les dijo que eso no era posible (favorecerlos); hoy la exigencia física y técnica es más elevada y había que trabajar; ya cuando llegamos a Toluca casi al mes empezaron a mover, que no, que era muy lejos, que la tensión psicológica, que el cansancio muscular... Hablaron con todo mundo, querían regresarse a México, pero les dije que la casa de la Federación es Toluca y evidentemente es aquí donde ahora tenemos que trabajar; yo tenía que venir de Querétaro y rentar una casa, quedándome a trabajar toda la semana. Les recordé que el compromiso fue que se iban a quedar a trabajar acá, rentar un departamento, igual que todos".

Al no encontrar respuesta en Codesal, los planteamientos de los silbantes fueron cambiando, pero siempre con el mismo fin: "Empezaron con que queremos venir menos días; al final todo era un condicionante, les dije que no plantearan esas cosas, porque no las iba a apoyar, me dijeron que yo ya estaba del lado de los clubes y de la Federación, respondí que no, que estaba del lado de hacer las cosas bien, así que necesitamos intensificar más nuestro trabajo físico, técnico, psicológico y de vídeo. Eso fue causando cada vez más enojo".

Los señalados por los medios como incitadores de la revuelta arbitral contra Edgardo Codesal son Roberto García, Francisco Chacón y José Luis Camargo, a quienes, como a otros, no les pareció ser tratados en la misma medida que el resto.