YAEL RUEDA
8 de septiembre de 2016 / 03:44 p.m.

La selección mexicana de futbol salió abucheada del Estadio Azteca luego del partido ante Honduras. La afición capitalina no perdona ni olvida el 7-0 que Chile le propinó en la Copa América Centenario ni es partidaria de las "oportunidades" de Juan Carlos Osorio, al grado que pidieron su cabeza.

Por si fuera poco, la FIFA podría vetar al coloso de Santa Úrsula por el polémico grito que la afición mexicana lanza contra los porteros, situaciones que podrían generar un cambio de sede para el Hexagonal final que comenzará a disputarse el próximo 11 de noviembre.

México en territorio Chiva

Siendo uno de los últimos estadios en construirse, y por la modernidad con la que cuenta, el Estadio Chivas podría ser sede de los encuentros que el Tri tendrá rumbo a Rusia 2018.

Sólo 41 metros separan la cancha de las tribunas, por lo que los hinchas tienen visibilidad desde prácticamente cualquier punto de las gradas, y de no tenerla, el coliseo cuenta con dos pantallas LED de 11x6 metros.

Su capacidad en tribuna es prácticamente de la mitad de la del Estadio Azteca, apenas 49,800 personas.

El gran punto en contra de este inmueble es su ubicación, pues desde su inauguración los Rojiblancos se han quejado de la dificultad para llegar e irse en automóvil.

La inseguridad le pesaría a Torreón

La escuadra Tricolor ya jugó un encuentro oficial en el Territorio Santos Modelo. El 16 de octubre de 2012, México salió con la mano en alto ante El Salvador en partido eliminatorio rumbo a Brasil 2014 por un marcador de 2-0.

El gran ícono de la zona de la Laguna es un complejo deportivo, educativo, religioso y de entretenimiento, por lo que pasar un buen rato está garantizado; sin embargo, un lleno total en las tribunas sería una especulación, pues su promedio de entrada oscila entre las 18 mil y 21 mil personas desde 2014, cuando el cupo del 'Templo del desierto' es de 30 mil.

Además, la inseguridad en la zona y el gran despliegue de seguridad que debe realizarse para asegurar la integridad física de los futbolistas podrían jugar en contra.

Los regios, la mejor afición de México, no son Tricolor

El Tricolor ya ha tenido actividad en el Volcán, fue en 2008 cuando en un partido de eliminatoria previo al mundial Sudáfrica 2010, México goleó 7-0 a Belice.

Los estadios de Nuevo León suelen tener llenos asegurados. Es difícil conseguir boletos en taquilla, pues casi el 100% de los lugares destinados para aficionados locales son vendidos en abonos.

El volcán universitario, sede de Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, registra una media de 40,205 aficionados en sus butacas (tiene una capacidad de 42, 800 espectadores), en tanto que el estadio BBVA, que puede recibir en sus instalaciones a 50,302 personas, mantiene una constante de entre 48,071 y 50,093 entradas por jornada.

El gran punto en contra de los estadios regios es que la sociedad neoleonesa se vuelve loca por Tigres o Monterrey, no hay más, por lo que una entrada al 100% para ver a la selección mexicana podría considerarse un volado.

Otros estadios funcionales pero sin gran apego

En la provincia mexicana existen otros campos de juego con una renovación reciente, pero la falta de apego a visitar sus tribunas podrían quitarlos de la lista de estadios donde México pudiera disputar el Hexagonal.

En Pachuca, el Estadio Hidalgo es de los más modernos del país. Su ubicación es sencilla tanto para los oriundos del estado como para la gente que quisiera hacer el viaje desde la Ciudad de México, Querétaro u otras ciudades del centro del país. Su aforo es de 25,922 personas.

Con un cupo de 25,500 aficionados, el Estadio Victoria es uno de los más jóvenes del futbol mexicano, pues fue inaugurado en 2003 para que Necaxa albergara sus encuentros como local.

El inmueble cuenta además con elevadores para personas con capacidades diferentes, restaurantes en la cabecera norte con vista al campo y las fuentes danzantes que se activan cada que los Hidrocálidos hacen gol. Sin duda sería una gran atracción ver las fuentes iluminadas tricolor.

El Estadio Cuauhtémoc, con la renovación de su fachada, se ha convertido en uno de los más bellos del futbol mexicano, además la facilidad para llegar a él puede darle puntos a favor.

Sus 51,726 butacas lo ponen por encima del resto de campos mencionados en este rubro, pero también se destaca por los trabajos de brujería encontrados en él durante los trabajos de modernización, por lo que temiendo no ir al Mundial, los mexicanos podrían huirle a la cancha poblana.

Catalogado como un estadio de "500 millones en medio de la selva", el histórico Estadio Agustín 'Coruco' Díaz fue renovado hace pocos años para que el Zacatepec pudiera ver acción en el Ascenso MX y de ser posible regresar a los Cañeros a sus grandes épocas de gloria.

Hoy por hoy, es uno de los estadios más funcionales en México; sin embargo, es una travesía llegar hasta él, pues no se encuentra precisamente en la región de más fácil acceso de Morelos.

Apostar por Morelos podría ser bueno en cuanto a la afición, ya que es un estado castigado sin el futbol de primera división desde los Colibríes de Cuernavaca del 2003, por lo que los morelenses podrían volcarse a la región de la caña de azúcar para ver a la Selección Nacional.