MINELLI ATAYDE | ENVIADA CHICAGO
10 de octubre de 2016 / 12:29 p.m.

Mañana la selección mexicana enfrenta a Panamá en amistoso, un rival al que se encontrará en el último duelo del año del Hexagonal. No vienen todos a los que se medirá en noviembre, y por eso, quizá, el ambiente del Tricolor se centra en lo que será el choque frente a Estados Unidos.

La fría e intimidante ciudad de Columbus los espera. No ha habido buenas cuentas para el cuadro azteca en esa tierra, ahí en donde los mexicanos son escasos. Pero Juan Carlos Osorio ya trabaja en ello, tiene claro lo que debe hacer su equipo para apagar el grito de “dos a cero” en la cancha, ese que lanzan los contrarios como burla por el marcador constante con el que ha perdido México.

"Esta es una gran oportunidad para revertir la situación, hemos analizado otros juegos, los goles concedidos y vamos a tener mucha precaución en este aspecto. Nosotros hemos mantenido la competencia directa, hay jugadores que están en Europa, jugando en sus clubes en buen momento entonces tenemos con qué pelear, tenemos ilusión y esperanza”.

El timonel no reveló con qué argumentos pretende imponerse, prefiere mostrarlo en el terreno de juego, ése día.

“Mantener a todos los jugadores con buen estado de salud y en competencia con sus clubes, vamos a tener una buena selección con todas las posibilidades de ir a Columbus para representar dignamente a México, y tenemos la ilusión y la esperanza puesta en esos dos juegos”.

El reto para el mismo Osorio es fuerte. El golpe a su imagen que dejó el 7-0 que le metió Chile a México en la copa América Centenario fue fuerte. Él sigue caminando, así debe de ser, pero esa visita a Estados Unidos será crucial para la confianza que pueda desarrollar el aficionado en su trabajo.

Aunque, él ya lo dijo “no importa lo mío”, o sea las críticas hacia él, sino que el proyecto funcione.