Daniel Garnica
30 de julio de 2015 / 07:22 p.m.

Trillado es en el futbol mexicano hablar de adaptación. Un pretexto muy gastado que utilizan directivos, entrenadores y jugadores cuando un elemento foráneo no hace valer el mote de "refuerzo", dejando dudas en su presentación y que muchas veces se alarga hasta el término del torneo.

Pachuca parece haber acertado para este Apertura. El uruguayo Jonathan Urretaviscaya registra dos goles en la misma cantidad de partidos y el argentino Rubén Botta dejó buen sabor de boca y un pase para gol en el duelo contra Tijuana.

El delantero pampero reconoció fatiga, pero nada fuera de lo habitual.
"Me sentí muy bien, el primer tiempo me sentí muy bien, en el segundo me cansé pero es normal, venimos de la pretemporada. Estoy contento por la victoria que era lo más importante".

El once tuzo comentó la importancia de saber manejar los partidos. “El equipo en sí estuvo bien, el primer tiempo pudimos ir arriba por dos o tres goles pero no los metimos y nos empataron; hay que aprender a dominar cuando vamos ganando".

Además, explicó lo que les pide su entrenador. “Diego (Alonso) nos dijo que tenemos que seguir así, ser humildes, trabajar de la misma manera, entrenar intensamente porque todavía no se logró nada, solo fue un partido. Tenemos que ir paso a paso, es la única manera de conseguir grandes cosas”.

En menos de siete días, Pachuca cumplirá con una cuota de 3 partidos cuando visiten la cancha de la Corregidora; Botta opinó al respecto.

“Cuando hay partidos entre semana hay que descansar lo que más se puede, estar para cuando te toca jugar. Yo ya estoy muy adaptado, se me hizo muy fácil gracias a los argentinos que hay acá y gracias también a que hay un gran grupo”.

"A mí desde el primer día que llegué me trataron todos de la mejor manera, estoy muy agradecido y espero devolverlo en la cancha”, agregó el ex jugador del Inter de Milán.