LA AFICIÓN
4 de mayo de 2017 / 07:23 p.m.

Óscar Pérez "ya no disfrutaba el futbol", frase que contrasta a sus 44 años de edad, en el mejor momento de su carrera: ya salió campeón con Tuzos del Pachuca en Liga MX y Concachampions; incluso, un gol suyo sobre la hora, al Cruz Azul, mantuvo a su equipo en la pelea por el puesto de Liguilla en el Clausura 2017; entonces, ¿tocó fondo para ser estandarte en Hidalgo?

"Yo, cuando salgo de Cruz Azul, el entorno era muy hostil, el entorno era muy pesado, yo ya no disfrutaba el futbol; ¿por que? Por toda esa pesadez que se va generando a través de los años y a través del tiempo que no vas encontrando resultados. Quiero entender cómo la está pasando (Jesús Corona), quiero entender todo lo que está viviendo. Ya no pudimos hablar. Que siga trabajando, que siga manteniéndose, es un gran arquero, un gran ser humano. Que siga adelante, esto sigue", dijo Pérez sobre ese el tanto de la desgracia celeste sobre el meta de La Máquina, palabras en la presentación de la Penalty Cup en la Ciudad de México.

Ese 'no disfrutar' de la pelota lo llevó a la Bella Airosa, otros vientos para rejuvenecer y reverdecer laureles -lugar común que bien sería sinónimo de Óscar Pérez- en el fin de su carrera, que quiere extender hasta el Mundial de Clubes en diciembre, un viaje a Emiratos Árabes donde cerraría enfrentado, tal vez, al Real Madrid, la Juventus, Atlético o Mónaco, los posibles campeones de la Champions League. Un adiós por la puerta grande.

"Se había hablado mucho de estar en la Concachampions y, por qué no, acompañarlos (al Mundial de Clubes), digo acompañarlos porque sé que falta mucho, trataré de estar bien, trataré de mantener un buen nivel; basado en eso, ojalá que pueda llegar y poder participar. Me siento bien y trataré de entregar buenas cuentas. Creo que ahí sería el final de mi carrera, ahí sería todo".

Un 'colorín colorado' que quiere sellar, primero, con el pase a la Liguilla del Clausura 2017 sobre las Águilas del América en el Azteca, tras ese 'puntito' de oxígeno que regaló su club sobre la hora.

"Fue sorpresivo, uno va con la idea de colaborar, con la idea de ayudar al equipo, necesitábamos sacar por lo menos un puntito para tener opción para acceder a la Liguilla. Tuve la fortuna de estar en el lugar indicado, traté de rematar y se dio, y es el puntito que nos tiene con vida todavía. Es la recta final de mi carrera y qué bueno que encontré todo esto. Ya había pasado mucho tiempo que no lograba campeonar", finalizó Óscar.