JOSÉ LUIS GARZA | @jlgarza1
26 de mayo de 2016 / 11:05 p.m.

Y mientras que del lado de Rayados Antonio Mohamed muestra en su rostro y palabras confianza en poder remontar en casa, del lado del Pachuca su técnico, Diego Alonso, sabe que la serie no está cerrada y ante un equipo como Monterrey será difícil mantener una ventaja.

“La serie está abierta, no creo que sea definitiva, nos vamos a enfrentar al mejor rival del torneo, ellos tienen grandes posibilidades y nosotros también”, expresó.

El timonel reconoció que uno de los principales retos a los que tendrá que enfrentarse y tratar de superar es a la presión de la hinchada totalmente en su contra aunque mencionó que sus jugadores no sufrirán ante la presión de los aficionados de Rayados.

“El ambiente de Monterrey será espectacular, habrá una gran presión, pero mis jugadores no se van intimidar, eso lo aseguro”, mencionó.

Sobre el polémico penal que pedían en favor de los Tuzos tras la mano de Efraín Juárez no quiso profundizar, mencionando que tiene confianza en los silbantes del futbol mexicano.

“No nos caracterizamos por hablar del arbitraje, no me quejé y tampoco me voy a pronunciar, creo en la credibilidad del arbitraje, mi equipo tiene que ser mejor que cualquier error arbitral”, indicó.