REDACCIÓN
29 de agosto de 2015 / 11:42 p.m.

Sin Ariel Nahuelpán, los Tuzos del Pachuca perdieron gol y presencia en el área. La suspensión por indisciplina pesó en el ataque del cuadro de Diego Alonso y un remate de cabeza de Aquivaldo Mosquera salvó de una nueva derrota a los de Hidalgo.

La noche comenzó titubeante para los locales, quienes recibieron a un Atlas de Guadalajara con hambre de triunfo, atacando por los costados y con una defensa dura, que metió la pierna desde el arranque del partido y no dejó jugar por las bandas, la principal arma de los de Pachuca.

El argentino Rubén Botta suplió a Nahuelpán en el ataque y el uruguayo Jonathan Urretaviscaya fue enviado al extremo derecho; los locales saltaron al campo con un 4-3-3 con “Conejo” Pérez en el arco, Aquivaldo Mosquera, Miguel Herrera Equihua (con curación de nariz y morete en el ojo izquierdo), Joaquín Martínez y el juvenil Osvaldo Rodríguez en la defensa; en medio campo Erick Gutiérrez, Jorge Hernández y Rodolfo Pizarro, y al frente acompañando a los refuerzos extranjeros Hirving Lozano.

No funcionó el planteamiento de Alonso, quien perdió profundidad al mover a Pizarro al medio campo por el lado derecho y dejar a “Burrito” Hernández de contención en solitario. La labor de recuperación se cargó del lado de Erick Gutiérrez y los pases al frente llegaron a cuenta gotas.

La visita saltó con Miguel Fraga en la portería, Felipe Baloy, Walter Kannemann, Carlos Arreola y Francisco León en la primera línea; Rodolfo Salinas, Aldo Leao Ramírez, Rodolfo Vilchis; y arriba Franco Arizala, Christian Tabo y Gonzalo Bergessio.

La primera de peligro llegó al minuto 12 en donde tras un desborde del “Chucky” Lozano, el balón no pudo ser controlado en el área por Urretaviscaya en clara oportunidad que se desperdició; la banda derecha fue el principal arma de los 45 minutos con “Shaggy” Martínez quien provocó faltas cerca del área y la doble amarilla al 27 para Walter Kannemann quien salió echando pleito con árbitro y auxiliares.

Cuando parecían estar dadas las condiciones para los desdobles del Pachuca, aprovechando bandas con Lozano y Martínez, un tiro de esquina al 42 terminó en fuerte frentazo de Felipe Baloy y el panameño mandó a los vestidores al Atlas con la ventaja parcial.

Al inicio de la segunda mitad, Gustavo Matosas no quiso arriesgar y sacó a Bergessio para meter a Juan Carlos Valenzuela y darle serenidad al medio campo, situación que logró en los primeros minutos de la parte complementaria. Sin embargo, a los Zorros les faltó control y manejo de partido, caían en constantes faltas y pérdidas de balón, dejaron a Arizala solo al frente contra la defensa de Pachuca y comenzó la arremetida de los locales.

Al 64 abandonó el juego “El Rayo” Urretaviscaya quien no tuvo su mejor noche y entró Christian Penilla, una de las claves para lo que se vendría; el ecuatoriano desbordó constantemente y centró sin éxito una y otra vez. Botta, lo mismo por la otra banda, Lozano intentaba filtrarse sin conseguir mucho.

Alonso ordenó ir con todo por el empate y sacó al defensa Rodríguez y al medio Hernández para dar paso a Guillermo Martínez y a Hugo Rodríguez buscando altura para los centros.

Tanto fue el cántaro al agua que al 87 un pase alto de Penilla al área y una caída de Baloy en la marca sobre Aquivaldo Mosquera terminó en el remate del empate; el colombiano le metió toda la potencia desde las afueras del área chica y venció a Fraga.

Empate con sinsabores para Pachuca y Atlas que no dejan la zona baja de la tabla general, ambos con 7 unidades; ahora los Tuzos esperarán hasta el 12 de septiembre para recibir en el Hidalgo a los Diablos Rojos del Toluca.