TEODORO SANTOS
3 de junio de 2016 / 01:48 p.m.

Llegó a Pachuca con mucho cartel como ex jugador, pero poco como entrenador. Fue una incógnita al suplir a un histórico de los Tuzos, como Enrique Meza; sin embargo, un año y medio después, es el campeón del futbol mexicano.

Diego Alonso López, nacido en Montevideo (Uruguay) hace 41 años, habla en exclusiva para La Afición en donde detalla el camino al triunfo en Monterrey del fin de semana pasado que los llevó a levantar la sexta copa para Pachuca.

¿Cuál es tu sentir, luego de salir campeones?

En primer lugar: felicidad por haber conseguido algo tan añorado por el club y por este grupo de trabajo, directiva, jugadores, cuerpo técnico y colaboradores, estoy muy muy feliz.

Y después agradecido, el agradecimiento al club por la confianza, a la afición por el apoyo; a los jugadores por creer en uno y en la forma de jugar.

El partido de vuelta ha sido muy criticado por el desarrollo, por la poca propuesta ofensiva de tu equipo, ¿cuál es tu opinión sobre estos comentarios?

Salimos campeones sin hacer trampa, sin robar a nadie, sin que nos pitaran penales a nuestro favor; llegamos a esta Final jugando futbol y ganamos la Final jugando futbol.

Quizá el último partido no fue nuestro mejor encuentro, no fue nuestra mejor versión, pero en todo lo que hicimos en el semestre, fuimos merecedores de salir a la Final. Nosotros, entre torneo y Liguilla, hicimos 42 puntos; creo que hicimos una mejor Liguilla, ellos (Monterrey) fueron primero en el torneo y nosotros segundo, pero nosotros en la Liguilla fuimos mejores que Monterrey en general.

Monterrey perdió tres partidos y nosotros no perdimos ninguno, nos fuimos invictos. En el último partido no fue nuestra mejor versión, pero igualmente supimos tomar otro rol: defendernos.

La primera parte no me gustó ni cómo atacamos ni cómo defendimos, pero en la segunda parte el equipo fue mejor que en la primera y ya el equipo tenía otra fisionomía, que nos dio la posibilidad de marcar en cualquier momento.

Ya son campeones van a la Liga de Campeones de la Concacaf, ¿cómo se piensa preparar, qué desempeño espera?

La Concacaf tiene la particularidad de que es un torneo que se juega durante dos semestres, hay que estar muy atentos a lo que suceda en el primer semestre; uno está pensando que la definición es por el 2017, pero no, hay que hacerlo bien desde el inicio y tomarlo muy en serio, muy en cuenta.

Es un torneo donde tenemos la ilusión de poder competir en él con chance de poder ganarlo, no estoy diciendo que vayamos a ser campeones, simplemente que queremos, que tenemos las ilusiones y trataremos de hacer un buen torneo para poder competir. Previo tenemos también otras instancias, tenemos la Copa de Campeones que se juega el 10 de julio, donde la queremos ganar, es un partido contra Tigres, ojalá que podamos darle un nuevo título a Pachuca.

¿Ya saben qué jugadores se van a ir y cuáles se van a quedar dentro del plantel para la próxima temporada?

Estamos trabajando para poder tener nuevamente una plantilla competitiva, nosotros lo que pedimos no es calidad, es compromiso; lógicamente que si ese compromiso viene acompañado de calidad, mucho mejor, porque la calidad es la que marca la diferencia.

Pero si tú tienes calidad y no tienes compromiso, es complejo y es un poco más complicado, entonces lo que pedimos es compromiso, lo hemos tenido con esta plantilla y seguramente habrá ajustes.

Has estado en diversas Ligas a nivel mundial, te has desempeñado como jugador y entrenador, ¿cómo percibes el futbol mexicano a este nivel?, ¿es competitivo?

Sin duda está entre las más competitivas del mundo, si no es que la más competitiva, como Liga. La competitividad entre clubes es muy fuerte, no encuentro ningún paralelismo en ninguna otra Liga que sea similar a ésta, en las demás Ligas siempre hay mucha distancia entre los equipos, aquí hay mucha paridad por eso creo que es la más competitiva, la más difícil de jugar para un futbolista, y obviamente eso también para un entrenador, también es complejo.

Creo que en Sudamérica, o a nivel americano junto con Brasil, diría que hasta la Liga argentina está por debajo de Brasil, quizá podría estar en algún caso parejo. Quizá Brasil también tiene un poder económico grande para comprar jugadores de mucha calidad, pero no sé si tanta cantidad como la que puede comprar México. Por eso están entre los tres mejores a nivel americano, y debe estar, a mi entender, entre las mejores 10 del mundo: por competitividad, por nivel económico, por calidad de juego, por la cantidad de afición y pasión que hay también eso cuenta. La pasión que hay en México ha llenado el estadio todos los partidos, hacen que sea una Liga muy atractiva muy competitiva y fuerte a nivel futbolístico.