9 de febrero de 2015 / 12:35 p.m.

MONTERREY.- Cinco personas detenidas y droga asegurada, fue el saldo una persecución que inició en Monterrey y finalizó en el municipio de Guadalupe. Eran aproximadamente las 03:00 horas cuando el personal de la policía de Monterrey recibe el reporte que dentro de un bar ubicado en el cruce de las avenidas Jesús Cantú Leal y José Alvarado en la colonia Florida había varias personas armadas.

A la llegada de los uniformados les informan que se habían retirado en una camioneta Expedition en color blanco que porta las placas del estado de Texas, en la que viajaban Raquel García González de 32 años, Juan Sepúlveda González de la misma edad, Nancy Márquez Gallegos de 23 y dos personas más que no fueron identificadas.

Las unidades realizan un recorrido por la zona y ubican el automóvil circulando por el cruce de la avenida Ricardo Covarrubias y Jesús Cantú Leal. Tras darle alcance, uno de los elementos policiacos les dijo que detuvieran su marcha, pero uno de los ocupantes sacó un arma y amenazó a los uniformados.

De esta manera inició una persecución y la camioneta a toda velocidad tomó por la avenida Revolución en dirección al sur, mientras que los oficiales solicitaban el apoyo de más unidades para poder interceptarla. La camioneta junto con sus 5 tripulantes, tomó por los carriles exprés de la avenida Ignacio Morones Prieto, fue en ese instante que la central de radio de la policía de Monterrey solicitó el apoyo de los uniformados de Guadalupe.

Pero el conductor al ver que a la altura de la calle Hidalgo ya lo estaban esperando varias unidades de la policía, trató de incorporarse a los carriles normales de circulación, derribaron los fantasmas que fueron colocados recientemente en esa zona, pero el muro de concreto destrozó las llantas.

En ese momento fueron detenidos y tras efectuarles una revisión, les fueron localizados varios envoltorios con polvo blanco con las características de la cocaína. Fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

FOTO Y TEXTO: Francisco Cantú