CORTESÍA LA AFICIÓN
15 de agosto de 2015 / 12:38 p.m.

Miguel Herrera reconoció que se equivocó al agredir al comentarista Christian Martinoli, lo que le costó el puesto como director técnico de la selección mexicana de futbol.

"Las consecuencias no las mides, fue un error que cometí y ya pagué. No fue un golpe, pero sí alcancé a tirarle un manotazo, estaba molesto, pero todo lo que sucedió después fue más grande de lo que en realidad pasó", dijo Herrera en entrevista para Fox Sports.

"Hubo muchas presiones, pero no sé, mentiría si dijera alguien en particular, me senté primero con Decio (de María), con Héctor (González Iñárritu) y con (Fernando) Cerrilla; platicamos, tomamos la decisión fríos y al día siguiente ellos tomaron su decisión, pero fue mi error, no fue por decisión de ellos, hay consecuencias y la mía es esa".

Herrera reconoció que ha tenido episodios fuertes, "sí soy de mecha corta, pero no soy como esos momentos de explosión que he tenido, que me han marcado" y rechazó que llegara a creer que era intocable por ser el entrenador del Tri.

"Hay gente que ha dicho eso y la verdad es que no, creo que es cuando más he estado abierto a los medios; en ningún momento me sentí intocable porque, si me hubiera sentido intocable, me hubiera vuelto soberbio, y a lo mejor no hubiera dado entrevista a muchos", dijo Herrera.

"En un momento recibí tantas críticas de parte de ésta persona, quien trabaja para una televisora, para TV Azteca; les hubiera dicho 'no doy entrevista'; entonces, ahí sí me hubiera vuelto loco porque es un socio comercial de la Federación (Mexicana de Futbol) y no es la empresa la que realmente está involucrada, es una persona, por eso no pasó por mi cabeza (soberbia)", agregó.

El ex técnico del Tri aseguró que su relación con los dueños del futbol mexicano siempre estuvo bien, a pesar de las palabras del mandamás de las Chivas, quien fue uno de los que solicitó su cese.

"Él fue (Jorge Vergara) de los principales promotores para que yo llegara a la selección, desafortunadamente yo di pie a eso y le di pie a todo mundo para dar su versión. De resultados no me puede decir nada nadie", dijo.

El altercado entre Miguel Herrera y Christian Martinoli ocurrió en julio en el aeropuerto de Filadelfia, donde el técnico y el comentarista se encontraron luego de que el Tri ganó la Copa Oro y se disponía a regresar a México.

NO COBRÓ PREMIOS EN BRASIL Y CHILE

Miguel Herrera reveló que no recibió ninguna bonificación, a pesar de que técnicos anteriores sí fueron gratificados, por su participación en el Mundial de 2014, donde cayó en octavos ante Holanda, y la Copa América, fuera en la fase de grupos.

"Dentro del contrato había revisión cada determinado tiempo, el resultado es el que manda; cuando renové un contrato, siempre fue a buscar los objetivos mayores, yo en el Mundial no cobré un peso, todo mundo cobró, todo mundo tenía premio; mis antecesores tenían premios, no me pagaron un peso de premios porque mi apuesta fue al quinto partido", par de descalabros "importantes" en su historial.

"Yo perdí dos partidos importantes en mi proceso, el de Holanda, en el Mundial, cuando nadie esperaba nada de México. El segundo fue el de la Copa América, el cobro de mis premios era por el primer, segundo o tercer lugar. Nosotros, en mi caso, nunca pusimos cuarto lugar, desafortunadamente no hicimos un buen torneo".

ESPERA RESOLUCIÓN DE LA FEPADE

Sobre los tuits a favor del Partido Verde Ecologista de México que le costaron el ser llamado a declarar ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, El Piojo dijo: "la Constitución me apoya en ciertas cosas, aunque están involucradas 36 personas en este rollo, desafortunadamente el que estaba expuesto a la situación mediática era yo".