notimex
26 de julio de 2015 / 09:54 p.m.

Tras el trago amargo que significó la eliminación en octavos de final de Brasil 2014 y el fracaso en la Copa América Chile 2015, la tercera fue la vencida para Miguel Herrera, quien en la Copa Oro logró su primer título al frente de la selección mexicana.

Luego de tomar de emergente el timón de “el Tri” para el repechaje mundialista ante Nueva Zelanda, el “Piojo” fue ratificado para mantenerse con el equipo para la justa mundialista.

En suelo brasileño, el haberse mantenido invicto durante la primera rinda, y luego de haber derrotado con toda justicia a Croacia, las ilusiones de llegar a un quinto partido se desvanecieron en octavos de final al caer ante Holanda.

El proceso se mantuvo, el siguiente reto fue la Copa América, en la cual Herrera llevó a un equipo completamente alterno, el cual decepcionó por completo al empatar con Bolivia y Chile, así como una derrota con Ecuador, para ser marginados en la fase de grupos.

La “espina” estaba clavada muy profundo en el orgullo de Herrera, que estaba obligado a con quistar la Copa Oro, no solo para conseguir el repechaje para la Copa Confederaciones Rusia 2017 ante Estados Unidos, sino para tratar de recuperar un poco de la credibilidad perdida.

Y así lo hizo, aunque con ciertas dudas, luego de las fallas arbitrales que los favorecieron ante Costa Rica, pero principalmente con Panamá, en cuartos de final y semifinales, respectivamente.

En el partido que más obligados estaban a mejorar así lo hicieron, y aunque tuvieron algunos desatinos en el comienzo, al final se levantaron como los mejores de este partido y con el título, pero sin olvidar de todo lo que sucedió en el certamen y esas polémicas que envolvieron no solo al combinado mexicano, sino a toda la Concacaf.