Edgar González
26 de junio de 2015 / 07:40 p.m.

La pretemporada en Avándaro llegó a su fin para el Puebla de La Franja, que al cabo de una semana de entrenamientos intensos en el Estado de México, regresa a la Angelópolis para continuar con el plan de trabajo del técnico, Pablo Marini, quien se dijo ilusionado por la manera en que su equipo va adquiriendo la forma que pretende para enfrentar el próximo campeonato.

"Estamos muy a gusto con el trabajo que se realizó, hubo una predisposición muy notable de todo el plantel a trabajos exigentes, tanto en lo físico, como en lo técnico táctico y realmente nos vamos muy satisfechos".

Previo a dejar territorio mexiquense, el estratega sudamericano destacó que uno de los puntos que se lograron durante esta concentración fue sin duda el fortalecimiento del grupo, que advierte, tiene una gran unión y disposición al trabajo, lo que será fundamental una vez iniciado el torneo.

"La unión y la manifestación constante de trabajo de todo el plantel es muy notoria, se hicieron trabajos muy pero muy fuertes y todos respondieron, no hubo ningún lesionado, lo que nos deja muy tranquilos y con mucha ilusión de cara al futuro".

Sobre lo que fue el programa de labores que se desarrolló en los últimos días, Marini apuntó que por ahora el futbol con pelota se dejó por momentos de lado, dando prioridad a otros aspectos que buscaba apuntalar, a sabiendas de que tiene tiempo por delante y por eso ahora ya se enfocará más al tema con balón.

"No se hizo fútbol en la forma tradicional, se hicieron muchos trabajos en espacio reducido para fortalecer el tema de presión, de la voluntad de presionar constantemente que nos dejó muy conformes. Falta todavía prácticamente un mes para el inicio del campeonato y la puesta a punto en estas tres semanas siguientes va a ser muy importante desde todo punto de vista para ya ir buscando en el once ideal, la forma de jugar que vamos a tener durante todo el torneo", indicó.