edgar gonzález
29 de abril de 2015 / 01:29 p.m.

Aún dolidos por el traspié a manos del Pachuca, el Puebla de La Franja retomó sus labores a puerta cerrada en el Deportivo La Noria, donde la escuadra detalla lo que será el cotejo ante León, rival al que se deberá encarar con el objetivo de sumar los tres puntos para así definir la quema porcentual a favor, tal como lo destacó el ariete blanquiazul, Matías Alustiza.

"La verdad estamos mal, yo creo que tocamos fondo, la verdad más mal que esto no vamos a estar, así que yo creo que ahora es hora de levantar, quedan dos fechas, la verdad tenemos un partido muy difícil contra León, que es un equipo que viene de perder, pero sabemos que tiene grandes jugadores, va a ser muy difícil, pero todavía no está nada dicho, todavía quedan dos fechas".

Previo a lo que fue su segundo ensayo de la semana, el goleador del cuadro Camotero sentenció que si bien desde hace largo rato no se suma de a tres en casa, tampoco se puede pensar que esta ocasión será igual, en espera de dar el golpe de timón que requieren, conscientes de que también dependen de lo que haga o deje de hacer la U de G.

"Todos los partidos son diferentes, la verdad seguramente no va a pasar lo mismo que pasó contra Atlas, son todos los partidos diferentes, así que nosotros tenemos que trabajar, pensar en nuestro equipo y tratar de hacerlo de la mejor manera. Lamentablemente no dependemos de nosotros, también dependemos del resultado de ellos, la verdad estamos viviendo una situación muy fea los dos equipos, se vive muy mal, nosotros tenemos que hacer nuestro trabajo, tratar de ganar y esperar resultados", indicó.

Se acaban los boletos

Cerca de las 15:00 horas del martes, la directiva de La Franja, a través de sus distintas redes sociales, agradeció la respuesta de la afición al llamado para el duelo ante el León, al tiempo que informó que las localidades se agotaron, por lo que el lleno para el choque del fin de semana está garantizado.

Y es que al igual que un día antes, el público se apostó en las inmediaciones del estadio Cuauhtémoc desde temprana hora con la intención de obtener una entrada para el cotejo citado, donde la espera en promedio rebasó las tres horas, por lo que no todos los que acudieron pudieron llevarse un boleto, ya que la demanda rebasó la capacidad destinada.