Edgar González
30 de junio de 2015 / 07:51 p.m.

Metidos de lleno en el trabajo para dar inicio a los juegos de preparación, los integrantes del Puebla de La Franja se mentalizan en pronto entender el estilo de juego que pretende el estratega, Pablo Marini, lo que sin duda será fundamental para lograr el objetivo que es la permanencia, tal como lo destacó el contención blanquiazul, Patricio Araujo.

"Estamos bien, cada día nos soltamos más, entendemos más lo que el técnico quiere de nosotros dentro de la cancha, sobre todo seguimos conociéndonos como compañeros ya que la mayoría somos nuevos en este equipo. Principalmente, ahora la entrega, yo creo que es lo que él más pide, la disciplina dentro del terreno de juego, el orden táctico y a raíz de eso, de ahí hay que partir".

Tras su experiencia previa con las Chivas Rayadas del Guadalajara, donde el torneo anterior también sorteó la quema porcentual, Araujo Vázquez dijo no estar ajeno a lo que será su primera campaña con los Camoteros, donde aspira a lograr los objetivos, que afirmó, serán producto de un trabajo intenso.

"Yo lo veo de la misma manera, es una presión, es algo que está ahí, no deja de estar, yo creo que el equipo se está preparando para todo eso, los buenos resultados van a llegar, estoy consciente de ello, por la forma de trabajar de todos nosotros, queremos sacar adelante este tema".

El campeón mundial Sub 17 en 2005 sentenció que el inicio del campeonato lejos de amedrentarlos los anima a dar el extra, al admitir que un buen arranque sería un gran golpe en lo anímico, que es justo lo que necesitan para encarar una temporada complicada en la que cada punto es vital.

"No, yo creo que al contrario, te motiva a sacar muy buenos resultados, en esas primeras jornadas, imagínate que le vaya bien al equipo, cómo va a estar el ánimo para lo que resta del torneo, es importante. Si son siete puntos yo creo que serían sensacionales, dos partidos ganados, por ahí un empate, yo creo que sería algo ideal".

Por último, advirtió que por el momento no sabe cuál será su posición en el cuadro blanquiazul, por lo que será cuestión de días para ver si es que el técnico lo contempla en el medio campo o bien en la zaga central, funciones que no desconoce en absoluto y que está dispuesto a cubrir de acuerdo a las necesidades del club.

"Todavía no sé, vamos a ver el fin de semana, el viernes, cómo va a parar al equipo, yo donde me puedan poner y yo pueda aportar al equipo y pueda ayudar, estoy contento. Claro que sí, uno siempre llega con altas expectativas, yo quisiera ser un referente, no hay nadie indispensable en un equipo, pero sí un jugador que esté siempre al 100 ahí, si se da eso, estamos para aceptarlo, si no, vamos a apoyar al grupo con todo lo que se dé", indicó.