Edgar González
19 de junio de 2015 / 08:58 p.m.

Robert Herrera y Ezequiel Rescaldani reportaron este viernes al campamento del Puebla de La Franja en el estadio Cuauhtémoc, donde a escasas horas de haber pisado territorio nacional, iniciaron su camino para incorporarse de lleno a la pretemporada con el cuadro Camotero que este fin de semana emprenderá la ruta hacia Avándaro en el Estado de México.

Luego de su primera práctica con la casaca blanquiazul, el uruguayo Robert Herrera se dijo plenamente identificado con el proyecto que se pretende desarrollar en su nuevo equipo, para lo que sabe deberá hacer una muy buena pretemporada, para así rendir las cuentas que de él se esperan.

"Mis metas las voy haciendo a corto plazo, hoy en día mi meta es hacer una muy buena pretemporada para estar lo mejor posible en los partidos que se vienen que son muy importantes, después pelear un lugar en el once titular y hacer todo lo necesario para sacar a la institución adelante, lograr lo mejor para Puebla y para la hinchada de Puebla".

Como representante de su país, el que se caracteriza por su "garra", Herrera sentenció que ello será una de las cualidades que a él distingan sobre el terreno de acción, de ahí que pondrá todo lo que esté de su parte para ser un referente en la zaga y por ende uno de los consentidos de la afición.

"La garra charrúa no se vende, no se cambia, eso hay que mantenerlo siempre, voy a dar el máximo cada partido, cada entrenamiento y yo creo que esta garra se caracteriza por nunca bajar los brazos así estés ante un resultado adverso. Mi compromiso es día a día dar lo mejor de mí, entrenar a full, estar siempre concentrado y hacer lo mejor posible para la institución, yo sé que después de eso pueden venir cosas muy buenas. La gente que se quede tranquila porque de mi parte no van a tener una desilusión ni dentro, ni fuera de la cancha y voy a hacer todo lo posible para que las cosas salgan bien".

Para finalizar, el ex del Defensor Sporting dijo tener muy buenas referencias de la institución gracias a comentarios de jugadores que en el pasado defendieron la causa poblana, misma que hoy en día siente como propia, pues sabe que no cualquiera llega al balompié mexicano y a una institución tan importante como la que lo alberga.

"Desde el primer momento que hubo la oportunidad de llegar al Puebla no lo pensé dos veces y quise venir porque es un buen equipo y porque un compañero mío que estuvo aquí, Nicolás Olivera, me dijo que era una buena institución y una linda ciudad. Además era momento ya de salir del futbol uruguayo y venir a México que tiene un muy lindo futbol", sentenció.