Edgar González
7 de mayo de 2015 / 12:15 a.m.

Con la salvación en sus manos, el delantero del Puebla de La Franja, Matías Alustiza, aseguró que una vez lograda la permanencia el equipo podrá festejar sin importar las críticas, tras destacar que pese a lo mediocre que ello pueda sonar, para el grupo será un logro muy importante por el que habrán de luchar.

"(Me veo al final del partido) Abrazándonos todos juntos, festejando que el Puebla siguió en Primera, la verdad van a decir -qué mediocres, festejan salvarse del descenso-, a mí no me importa, que me digan mediocre, me quiero salvar del descenso y quiero que Puebla se quede en Primera".

Previo a la práctica del miércoles que tuvo verificativo en el estadio Cuauhtémoc a puerta cerrada, el "Chavo" aseguró que una vez lograda la permanencia, podrán no sólo celebrar su estancia en el máximo circuito, sino también el título de Copa MX, que les daría esa posibilidad de acudir a la Libertadores el próximo año.

"La presión sigue estando, hasta que no termine el torneo y diga el Puebla se salvó, ahí recién nos vamos a relajar, vamos a poder disfrutar el título de Copa, que no lo disfrutamos, la verdad, salimos campeones y al otro día ya estábamos entrenando para ir a jugar, no lo pudimos disfrutar, salvo la gente lo disfrutó, pero a medias porque también está como nosotros, ojala el día sábado después de los noventa, noventa y cinco minutos que dura el partido nos podamos dar un fuerte abrazo porque la verdad el grupo siempre estuvo muy unido en todo momento, tenemos que trabajar para eso".

Sobre la posibilidad que tiene en el renglón personal de erigirse campeón goleador, el tercero en Primera en la historia del Puebla, Alustiza dijo que por ahora eso no es su prioridad tanto como contribuir a la salvación del cuadro, que sí se da, será una alegría enorme, siempre y cuando se corrobore con la estancia en la división.

"Lo más importante es lo grupal, si bien está el título de goleo, obvio, sería el más feliz del mundo, pero primero está la salvación".

Para concluir, el ariete argentino admitió que esta ha sido una semana muy complicada porque la presión se mantiene, a sabiendas de que el duelo con Santos no será nada sencillo, razón por la que se mantendrán trabajando a tope para llegar en óptimas condiciones al compromiso que tienen por delante.