Edgar González
2 de julio de 2015 / 08:51 p.m.

Previo a su primer compromiso de corte amistoso este viernes frente al Cuautitlán, el director técnico del Puebla de La Franja, Pablo Marini, advirtió que busca hacer del cuadro blanquiazul uno de los más agresivos del circuito, en espera de que los días que aún le restan sirvan para lograr su cometido de cara al arranque del campeonato.

"Buscamos tener un equipo agresivo, combativo, con buena movilidad para tener el balón. Ahora estamos en el periodo de puesta a punto que es el más importante de cara al inicio del torneo y los jugadores están trabajando muy bien, con una predisposición grande, con trabajos muy exigentes. Hay mucha competencia interna por eso estamos muy satisfechos con el trabajo de todos".

Al término del entrenamiento celebrado a puerta cerrada en la cancha del estadio Cuauhtémoc, el timonel argentino apuntó que con el inicio de los choques de preparación, podrá observar a plenitud a los integrantes del plantel, ello con la intención de pronto encontrar su alineación ideal para su primer compromiso del campeonato.

"Con los encuentros amistosos queremos seguir consiguiendo ritmo de juego, que nos vayamos conociendo todos ya en un partido oficial y que se vayan hilvanando todos los trabajos que se hicieron durante este periodo para que crezcamos en ese nivel futbolístico".

Marini añadió que para nadie en un secreto que la conformación del cuadro titular no será una tarea sencilla, sin embargo le representa un buen reto pues de ello depende el conseguir buenos resultados en el corto plazo, agradecido con sus pupilos por la buena disposición mostrada en todo momento.

"Todas las opciones son muy buenas y tenemos que hilvanar muy fino para tomar una decisión, pero nos da mucha gratitud tener ese problema. Este grupo se adaptó muy rápido a la idea que nosotros propusimos y lo está llevando a cabo de la mejor manera".

Con relación al tema de los extranjeros, destacó que la ausencia de visas de trabajo para algunos de los foráneos no es algo que a él competa, ya que no afecta en lo más mínimo su plan original, por lo que ya el alto mando tomará cartas en el asunto a fin de pronto resolver ese pendiente.