AGENCIAS
3 de febrero de 2016 / 10:48 p.m.

Puebla tuvo la ventaja dos veces, las mismas que dejó escapar, ante el club argentino Racing de Avellaneda, para terminar repartiendo puntos con el 2-2 en que terminó el encuentro de la primera jornada de la Copa Libertadores, disputado este miércoles por la noche en el Estadio Cuauhtémoc.

Matías Alustiza puso adelante a “la Franja” al minuto tres, pero Gustavo Bou empató al 13, y fue el propio Alustiza quien puso de nuevo al frente al equipo mexicano al 54, sin embargo, la ventaja se les acabó al 74, cuando Ricardo Noir marcó la igualada definitiva.

Un gol tempranero de Puebla, en tiro libre de Alustiza al tres, dio una ventaja casi inesperada para los locales, quienes arrancaban su andar en el certamen sudamericano; pero poco les duró la ventaja, pues apenas 10 minutos después la euforia se acabó con un balón que Bou le ganó a Campestrini.

Puebla no renunció a su idea de proponer al frente y volvió a tocar el balón buscando los espacios, aunque fue hasta el segundo tiempo cuando, en una jugada en el área grande, el portero Sebastián Saja derribó a David Toledo cuando este ya le había hecho el recorte.

El árbitro no dudó en marcar el penal y Alustiza marcó su segundo de la noche, al minuto 54, con lo que Puebla parecía satisfecho y renunció al ataque, aunque trató de tocar más el balón antes que entregarlo y se rompió la dinámica en el centro del campo.

Alustiza quedó aislado al frente esperando alguna pelota para hacer daño, mientras Racing no perdió la paciencia y esperó su momento, el cual llegó al minuto 74, ya con un equipo “camotero” reventando cualquier pelota que llegara a su área.

Y fue justo esa acción lo que provocó el error, cuando la defensa quiso rechazar un balón en el área, al cual el arquero también se dirigía pero el mal despeje le cayó a Ricardo Noir, quien acababa de entrar al campo, para pegarle al balón y mandarlo al fondo de la red para firmar la igualada.

Puebla está obligado, ahora, a ir a ganar a Argentina en la vuelta, pues el empate a un gol no le sirve y acabar con el mismo resultado mandaría el juego a penales por el criterio de desempate.