Edgar González
10 de julio de 2015 / 08:02 p.m.

Decidido a defender con honor el marco de su nuevo club, el arquero del Puebla de La Franja, Cristian Campestrini, confía en pronto ganarse un puesto en el once inicial del técnico Pablo Marini, a fin de convertirse en un referente de la institución, que no adquiría los servicios de un guardavallas extranjero desde hace poco más de 16 años.

"Un desafío muy lindo, siempre fue uno de mis sueños poder jugar en el futbol mexicano, gracias a Dios se pudo dar, así que estoy feliz por este paso. En el Puebla las metas son a nivel grupal, nosotros tenemos que tratar de formar un gran plantel, que dé pelea todos los partidos y poder lograr el objetivo de salir de esa zona incómoda (del descenso), entonces cada uno va a aportar su granito de arena para lograr el objetivo grupal que tenemos todos".

Tras disputar el encuentro el pasado miércoles con los Lobos de la BUAP, el argentino, ex del Olimpia de Paraguay sentenció que tiene muy presente cuál es su compromiso con su nueva institución, misma a la que brindará lo mejor de sí, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

"Mi compromiso es el trabajo día a día, el respeto, la humildad y el sacrificio, es una de las bases fundamentales de lo que es el trabajo del fútbol, entonces es lo que uno puede dar, trabajo, humildad y sacrificio día a día".

Advirtió que luego de ser recibido por el grupo, se siente en ambiente y acoplado a lo que el técnico quiere, tras recordar que en el pasado ya tuvieron la oportunidad de trabajar juntos, por lo que le será mucho más sencillo entender lo que quiere desarrollar ahora al frente del Puebla de La Franja.

"La verdad que muy feliz, gente muy humilde, muy trabajadora, me recibieron muy bien, así que también muy contento por eso. A Pablo lo conozco ya desde el fútbol argentino, porque me ha dirigido, es un técnico que es muy buena gente con el tema del jugador y realmente a la hora de trabajar es un técnico serio, entonces Dios quiera que nosotros podamos captar rápido la idea de él para beneficio del equipo".

Por último, Campestrini apuntó que más allá de resaltar sus virtudes o sus defectos, él tratará de rendir siempre al tope, con la intención de que la afición pronto le reconozca su entrega y sea un referente para la fanaticada.