RUBÉN GUERRERO
7 de abril de 2015 / 06:30 p.m.

Las estadísticas no juegan en el futbol, pero sí marcan precedentes y definen elpresente de cualquier club, en cualquier Liga del mundo.

En Pumas, hoy, los recientes números conseguidos por Guillermo Vázquez y sus dirigidos, enmarcan el buen momento por el que atraviesan. Luego de imponerse este domingo ante UdeG, suman cuatro victorias al hilo y el timonel auriazul igualó su mejor marca de triunfos consecutivos al mando del club (data del Clausura 2011).

La crisis que impregnó al cuadro del Pedregal es cosa del pasado. Lejos han quedado los rumores que colocaban fuera de su puesto a Memo y su cuerpo técnico, a principios de marzo; el estratega y su plantilla revirtieron la adversidad del torneo y ahora se ubican tan solo a un punto de puestos de Liguilla (suman 17 unidades), ubicados en el noveno lugar de la clasificación general.

"Lo que hemos hecho es dedicarnos a trabajar y hacer las cosas cada vez mejor, a sacar resultados, que es lo que le interesa al equipo. No se debe de alojar y sentir que ya se terminó el torneo, al contrario, estamos más cerca de la posibilidad de Liguilla. Ante Leones Negros, el equipo se paró bien y fue ordenado en la defensa", advirtió el timonel universitario.

La última vez que Memo sumó cuatro victorias consecutivas, su equipo se hizo del título del torneo, en el 2011, pero Vázquez es el primero en opinar sobre esta coincidencia y le resta importancia, para quitarle presióna su plantilla; se enfoca en ir despacio en lo que resta del semestre.

"No me he puesto a pensar en eso. Tenemos que pensar partido a partido y el que viene, por el momento, es el importante (contra Pachuca), tenemos que trabajar, no aflojar. El equipo tiene que dar más y pulir detalles. Venimos bien para este cierre de torneo y estamos preparados para afrontarlo", dijo.

El orden defensivo ha sido parte fundamental, medular, en la estabilidad que ahora goza Universidad. En los últimos cuatro cotejos, Pumas apenas si ha recibido dos anotaciones, mejorando notablemente la cuota de dianas que recibió jornadas anteriores, donde incluso llegó a colocarse como la zaga más vulnerable del certamen.

El presente, como su primera línea, es más sólido en este momento, prometedor.

"Hemos recibido menos goles ahora, el equipo está más ordenado, tiene mayor intensidad en la recuperación de la pelota. El camino actual es el correcto y queremos seguir por esa línea para seguir sumando. No hemos logrado nada, pero estos puntos son importantes para seguir metiéndonos a la pelea por estar en los primeros lugares", argumentó Vázquez en conferencia de prensa.

MARCA DEL BICAMPEÓN

Por si fuera poco, las frías estadísticas también colocan a la actual versión de Pumas, muy cerca de números que solo ha conseguido Hugo Sánchez al frente del club aurizul.

Durante el Clausura 2004 y el Apertura 2004, torneos en los que se consiguió el Bicampeonato, el Pentapichichi sumó cinco encuentros al hilo sin conocer otro resultado que no fuera el triunfo; también, en el Verano 2002, Hugol impuso la mayor marca de victorias, al conseguir seis en fila, récord que se mantiene.

Memo, pesea la mesura de su discurso, está muy cerca de estos números.