CORTESÍA LA AFICIÓN
9 de mayo de 2016 / 04:53 p.m.

La principal misión de Rodrigo Ares de Parga como presidente de los Pumas de la UNAM será la de sanear las finanzas del club universitario, actualmente devastadas.

Una vez que asuma de manera oficial al frente del equipo felino, en sustitución de Jorge Borja Navarrete, Ares de Parga tendrá que echar a andar un agresivo plan de reestructuración económica para poder saldar un déficit de aproximadamente 100 millones de pesos que arrastra la institución.

La crisis financiera de Pumas se recrudeció cuando los costos de operación del equipo se dispararon por los premios que tuvieron que darle a los jugadores y cuerpo técnico por el subcampeonato del torneo anterior y por la participación en Copa Libertadores, además de las mejoras en los sueldos de varios de los integrantes del equipo.

Pumas recibió por su participación en la Copa Libertadores un bono por parte de Conmebol de 1.8 millones de dólares, pero se gastaron casi 40 millones en traer refuerzos y en otros gastos de operación ligados a la participación en este torneo.

Ante esto, el análisis que ha realizado ya Rodrigo Ares de Parga es que la solución para sanear las arcas felinas será vender, cuando menos, uno o dos jugadores bien cotizados para alcanzar una cuota de 100 millones de pesos que aparece como déficit.

David Cabrera es la carta fuerte que Pumas manejará en el próximo Draft para obtener recursos. El mediocampista será negociado para obtener la mayoría de los recursos que pretende obtener el plan de Ares de Parga.