MINELLI ATAYDE
12 de diciembre de 2015 / 06:39 p.m.

Era uno de esos delanteros certeros, de fuerza, entrega, olfato y determinante dentro del área. Bruno Marioni conquistó a la afición de Pumas con goles, no hay otro modo para un centro delantero, y hoy ya con la etiqueta de ex futbolista, observa cómo Pumas lucha contra unos Tigres que fueron superiores en la primera partida de la Final.

Marioni, en entrevista con La Afición, destacó lo difícil que se ve para los del Pedregal la vuelta con un adverso 3-0. La baja de nivel de jugadores como Fidel Martínez, Ismael Sosa y Darío Verón, la principal adversidad. El caso del ecuatoriano es el más notorio, y ha transformado su mote (Alegría) en una constante incertidumbre.

"Soy totalmente honesto, es muy difícil, Pumas tiene mentalidad muy cuesta arriba, contra un rival que no le sacó tres goles de diferencia por casualidad, un rival que tiene muy claro lo qué quiere en todo momento, y eso se notó en la cancha", dijo Marioni.

Tras una breve pausa, agregó que "entonces, para Pumas va a ser muy difícil, porque no se le ve con la solidez como en el torneo, se les ve con miedo, quizás demasiado defensivos, y ahora van a tener que salir a jugar un partido diferente, y tienen enfrente a un equipo que es de los mejores que ataca. Tigres puede resultar más peligroso".

Durante la conferencia de prensa posterior al duelo de ida, Guillermo Vázquez, entrenador de los universitarios, explicó que faltó "actitud", de ahí el resultado adverso. Marioni no sabe si realmente el descalabro se debió a esa situación.

"Indudablemente, el funcionamiento no fue el esperado, no tengo conocimiento del trabajo que ha hecho Memo, de lo que les ha pedido dentro de la cancha, pero el rendimiento no fue el que se esperaba, no sé si tiene que ver con actitud eso del rendimiento, no sé si tenían claro o no lo que tenían que hacer, qué les pidió el entrenador. Hay cosas que es difícil saber desde afuera. Pero el rendimiento no fue el mismo que se tuvo durante todo el torneo".

Además, reiteró que "la verdad que no esperaba que Pumas tuviera ese resultado, todos teníamos la ilusión de ver a un Pumas sólido y, bueno, lamentablemente no fue así, no queda otra que pensar en la segunda Final y tratar de darle vuelta al rendimiento que tuvo el equipo, porque no fue el que esperaba la afición".

¿Cómo debe salir el futbolista a este tipo de partidos?
Es muy importante estar muy bien de la cabeza, tener claro qué es lo que se pretende, por eso digo que es sumamente importante saber qué es lo que pidió el entrenador, cómo quería Memo que jugara el equipo; como futbolista, tienes que salir con toda la motivación, porque son partidos únicos para muchos jugadores, y cuando se llega a una Final hay que concentrarse, aprovecharlo, dejarlo todo, pero ahora, en la primera Final, Pumas no pudo lograr lo que se esperaba del equipo.

Muchos jugadores y ex jugadores han dicho que este tipo de partidos se juegan con "garra"; sin embargo, Marioni detalló que no solo eso, sino que también hay que tener ciertas características para poder ser campeón. Él tiene la distinción con los universitarios de haber sido campeón de goleo individual en el mismo torneo y alzar la copa con su equipo en el Clausura 2004. Hoy, hay jugadores que han quedado a deber.

"No creo que estos partidos haya que jugarlos más con garra, sí tenemos que tener mucha cabeza, corazón, pero los partidos no se ganan solo con garra, corriendo más, se ganan con un poquito de todo, con un poco de garra, de cabeza fría, de táctica, de fuerza; hay muchas cuestiones que tienen qué ver y que influyen en el rendimiento del equipo y Pumas quedó a deber".