REDACCIÓN
28 de agosto de 2015 / 10:52 a.m.

Un cumpleaños de locos vivió el arquero del Querétaro, próximo rival de Tigres, Edgar Hernández, ya que celebró sus 33 años durante la cena del pasado jueves en el hotel de concentración. Sus compañeros lo tomaron desprevenido y lo mojaron con la bebida de la cena, además de echarle pastel en el cabello.

El portero es de la cantera del América, pero su oportunidad en primera división la tuvo con los felinos del 2005 al 2007.

El próximo sábado volverá al que fue su hogar por un tiempo. Por su parte Tigres buscará su tercera victoria al hilo del campeonato local.