CORTESÍA DE JesÚs HernÁndez | @LAAFICION
2 de noviembre de 2016 / 10:23 p.m.

Tiago Volpi es más que un portero. En la historia de los Gallos Blancos siempre va a quedar su nombre con letras de oro. La directiva le debe mucho a este arquero. De entrada, un campeonato. Volpi es el líder, es el goleador, es el del temple.

Desde la cabaña hace más que evitar los goles rivales y la Copa MX es de los Gallos Blancos por una destacada actuación del portero brasileño. Volpi se agrandó y los rojiblancos se achicaron, los retó, los puso nerviosos y al final se los comió.

Jair Pereira y Cisneros fueron vencidos por el meta amazónico y además Volpi disparó un penalti y con la complicidad del larguero la mandó a guardar.

Chivas 0, Gallos Blancos 0 en etapa regular. Chivas 2, Volpi 3 en penaltis

Gallos campeón
Los Gallos comenzaron el duelo pisando la cabaña de los tapatíos. Al primer minuto Sanvezzo ya había probado los nervios de Toño, quien tomó el balón y le mató el peligro.

La primera de peligro por los rojiblancos fue de Gullit Peña quien recibió el balón de Alan Pulido y el es León disparó fuerte pero Volpi mandó a tiro de esquina.

El cuadro local mediante la contra buscó hacerle daño a los tapatíos, en una jugada donde Carlos Cisneros perdió la marca de Candelo y le tuvo que corregir la plana el Chepo Sánchez, pero en ese sobre esfuerzo se lesionó y tuvo que pedir su cambio y el que ingresó por él fue el Conejo Brizuela, quien tuvo que ser habilitado como lateral por derecha.

El partido seguía cerrado, sin un dueño del balón y con llegadas esporádicas. El Rebaño lo intentó de larga distancia, ahora fue Néstor Calderón quien exigió a Volpi quien mandó de nueva cuenta a tiro de esquina.

Los Gallos Blancos atacaron por la vía de Camilo Sanvezzo, el brasileño cargó con el 100 por ciento del peligro de los Gallos, de hecho los tres tiros al marco salieron de los botines del ex jugador de la MLS. Sanvezzo puso a prueba a Toño, algo anecdótico Sanvezzo disparó al minuto uno y al 45. En duelo de alta tensión y sin goles en el marcador se fue el primer tiempo. Una final con pocas emociones.

Para el complemento no mandaron ningún cambio, salvo el de Brizuela por el Chapo Sánchez. El primer equipo en ir al frente fue Chivas, y de nueva cuenta Volpi les decía que no. Primero Carlos Cisneros y después Isaac Brizuela y el meta brasileño sin complicarse mandó en las dos oportunidades a saque de esquina.

Los queretanos estaban tambaleándose y Volpi los mantenía en el juego. Al 59 llegó un remate de Alanís que estaba pegado al poste y con un manotazo el arquero local se vestía de héroe. Vucetich se la jugó y mandó dos cambios ofensivos para tratar de quitarle el balón a Chivas y para eso mandó al Pájaro Benítez y a Rentería, quien no duró ni 10 porque se fue expulsado por una agresión al zurdo Miguel Ponce.

Pese a tener un hombre menos el cuadro de Querétaro tuvo para abrir el marcador, un remate seco de Bornstein, pero directo a las manos de Toño Rodríguez.

Los tapatíos sufrían cada llegada por arriba, eran sensaciones de peligro, pero no se abría el marcador. Pese a que el Rebaño tenía un hombre de más, no lo lograban reflejar en la cancha. Los rojiblancos lo sufrieron los últimos minutos, mientras que la figura de Volpi se agigantaba a más no poder.

Los 90 minutos no dieron un ganador y tras el el empate sin goles todo se definió desde los penaltis.