JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ
6 de agosto de 2016 / 11:55 p.m.

Chivas defendió bien, marcó en ataque, como en el torneo pasado, nulificó a los delanteros de Gallos, realizó un juego atractivo, vistoso para la tribuna, la ‘Chofis’ López dio un buen partido al buscar ser enlace con los atacantes, tuvieron seis tiros francos contra el arco de Tiago Volpi, pero a la hora buena nadie pudo vencer al brasileño.

El Rebaño dio un partido casi perfecto, sólo se olvidaron del gol, casi nada.

Chivas 0, Gallos Blancos 0

El primer tiempo en la cancha de Chivas fue una versión totalmente distinta a la mostrada en Tijuana, volvió el amor propio, regresó él hambre de triunfo y Almeyda sacudió su equipo y pronto generaron opciones de gol, aunque el primer lapso acabó con empate sin goles.

La ‘Chofis’ López fue titular y el ‘Gullit’ Peña se quedó en la banca, Almeyda no se toca el corazón a la hora de planear un partido y no importa jerarquías y trayectoria, si el jugador no está en ritmo esperará turno.

Chivas se sacudió pronto las goleadas de la última semana. El Rebaño salió a comerse vivo a los Gallos Blancos y pronto los pusieron contra las cuerdas. Para mala fortuna de los rojiblancos no caía el gol, pero antes del primer cuarto de hora ya habían tocado la puerta del brasileño Volpi.

Al minuto cuadro el ‘Aris’ Hernández buscó cruzar al amazónico, pero con una estirada mandó a tiro de esquina, al minuto seis el Chelito Zaldívar intentó de media vuelta a las manos de Volpi.

Las llegadas seguían contra los Gallos Blancos y al minuto 13 el Gallo Vázquez en una jugada de pizarrón buscó el gol y de nueva cuenta el portero de los queretanos la mandó afuera, al 17 la ‘Chofis’ López de fuera del área con la pierna izquierda y por cuarta ocasión el guardameta de la visita contenía.

Cuatro oportunidades claras de gol y Volpi levantó una muralla impenetrable. Al minuto 20 Rodolfo Cota aún ni tocaba el balón.

La primera de Gallos fue un tiro desviado del ‘Cuate’ Sepúlveda que se fue por un costado, muy tímida la reacción de la visita.

Los rojiblancos mantuvieron el ritmo, llegaban por los costados, tenían profundidad, pero no gol. De nueva cuenta el ‘Chelito’ Zaldívar y la ‘Chofis’ intentaban, pero sus disparos morían en las manos se Volpi. El brasileño se agrandó y dio uno de los mejores encuentros desde que llegó a México. No solo detuvo cuatro de gol, sino que mantenía en la pelea a los queretanos. El empate sin goles era mucho premio para los Gallos, pero el portero también juega y se hacía sentir ante cada llegada de los tapatíos.

Para el segundo lapso el Rebaño tuvo la más clara, al minuto 50 Tiago Volpi cometió un error infantil, intentó despejar y le regaló el balón al Chelito Zaldívar y el atacante del Rebaño falló uno de los goles más claros o más fáciles de su incipiente carrera.

El Chelito se comió un gol facilito, no supo matar a los Gallos en la pifia del arquero sudamericano.

Almeyda mandó a la cancha al ‘Gullit’ Peña, dándole más de 30 minutos y el sacrificado fue Néstor Calderón y con ese movimiento tiró al Conejo Brizuela como volante por la izquierda y a la ‘Chofis’ por la derecha, los dos a perfil cambiado a ver si mediante esa táctica podía llegar el gol.

El Pelado mandó a Alex Zandejas a la cancha, el delantero que viene de la MLS debutó en Liga con Rebaño buscando el tanto de la diferencia, pero el Pocho tampoco podía con la marca queretana, que desde el error de Volpi no volvió a regalar espacios.

Los visitantes dieron muestras de peligro mediante tiros lejanos de Neri Cardozo, pero en las dos oportunidades Cota se vio bien.

Las Chivas mandaron todo el arsenal al frente, sacaron al ‘Chelo’ Zaldívar, quien por cierto fue abucheado por los 31 mil presentes y le dieron ingreso a Edson Torres, el segundo debut de Almeyda. Apostando todo a la cantera rojiblanca.

Otro que lo intentó fue Orbelín Pineda, quien de pierna derecha buscó el arco, pero la mandó a las nubes.

Al final se les olvidaron hacer goles, dos partidos de Liga sin poder marcar y todavía al minuto 90 Tiago Volpi cerró su noche con una gran finta sobre el ‘Gullit’ Peña, a quien dejó rodando sobre el césped. Al menos, ya no fueron goleados.