diego armando medina | @dgoarmando
17 de enero de 2017 / 11:32 a.m.

Pocas veces un futbolista es tan sincero como lo fue el atacante del Monterrey, Rogelio Funes Mori, quien reconoció que jugar en la altura de la capital del país es algo que notablemente le afecta en su labor en la cancha.

El delantero argentino aceptó que la Ciudad de México y sus más de dos mil metros sobre el nivel del mar es algo que desde que llegó a nuestro fútbol le ha mermado pero eso lo que quiere dejar atrás cuando La Pandilla visite al Cruz Azul en la Jornada 3 del Clausura 2017.

 (me afecta), a mí en lo personal sí me pega un poco el tema de la altura, es difícil jugar, no me siento igual, pero como te digo hay que trabajar como grupo y estar juntos cuando defendemos y cuando atacamos porque si uno hace cosas por diferente no te va bien. Es una cancha muy difícil (el Azul), complicada y la altura es complicada.

Sabemos que va a ser un partido difícil, una cancha complicada, Cruz Azul tiene buen equipo, tiene buenos jugadores y creo que lo importante va ser estar juntos, defendernos bien y cuando nos toque atacar ser contundentes”, declaró en conferencia de prensa previo al entrenamiento del equipo.