10 de diciembre de 2013 / 10:07 p.m.

Washington.- En su primer año los bebés aprenden a sentarse, gatear, incluso a caminar y ahora parece que también a divertirse con un iPad y algunas aplicaciones.

Fisher-Price vende una silla mecedora con un puerto para que los padres puedan colocar un iPad para que los bebés puedan ver videos creados para ellos, una idea que ha sido criticada por la Campaña por una Infancia Libre de Comerciales. El grupo de activistas con sede en Boston comenzó una petición en internet el martes para exhortar a Fisher-Price a que retire del mercado su silla Newborn-to-Toddler Apptivity Seat for iPads.

El grupo dice que no es saludable para el desarrollo de un bebé y que la silla incita a los padres a dejar al bebé solo.

"La silla es la más moderna niñera. Su existencia da a entender que está bien dejar solos a los bebés con un iPad a centímetros de su cara", dijo en entrevista la directora del grupo Susan Linn. "A los bebés les encanta cuando les hablan, juegan con ellos y los abrazan, no cuando están solos con una pantalla".

The Associated Press se puso en contacto con la compañía matriz de Fisher-Price, Mattel, para conocer sus comentarios, pero la empresa dijo que no haría declaraciones de momento.

La extensión de la silla tiene juguetes vistosos que cuelgan de ella que el bebé puede alcanzar y tocar. El estuche en el que el padre puede insertar un iPad tiene un espejo en el que el bebé puede ver su rostro cuando no hay un aparato colocado. En su descripción del producto, Fisher-Price dice que los padres pueden descargar aplicaciones en sus iPads con sonidos relajantes y patrones con mucho contraste que pueden ayudar a desarrollar las habilidades de percepción de los niños.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que no haya ningún "tiempo pantalla" de cualquier aparato electrónico para bebés y niños menores de 2 años. La academia menciona investigaciones que han demostrado que los videos para niños de esas edades pueden retrasar el desarrollo de lenguaje y advierte que no hay estudios que hayan documentado los beneficios de la exposición temprana a imágenes en pantalla.

En 2012, la Comisión Federal de Comercio —que se encarga de aplicar leyes sobre la veracidad en anuncios comerciales— estuvo de acuerdo con la Campaña por una Infancia Libre de Comerciales sobre que la fabricante de productos "Your Baby Can Read" (tu bebé puede leer) mintió al prometer a los consumidores que podía enseñar a bebés de apenas 9 meses a leer. La empresa cerró después que la comisión le impuso una sanción de 185 millones de dólares.

AP