JOSÉ LUIS GARZA
30 de enero de 2016 / 09:37 p.m.

Monterrey no estuvo sólo en su duelo ante Pachuca, pues el grito y porras de cerca de mil aficionados lo alentaron desde la tribuna.

A pesar de que la barra regiomontana fue duramente castigada tras los daños causados en el estadio Cuauhtémoc de Puebla en su última salida en Liga, la sanción no tuvo efecto para grupos de amigos y familias quienes lograron adquirir sus boletos para estar presentes en la Bella Airosa apoyando a Rayados.

En el interior, la mayoría se colocó detrás de la portería contraria a la salida de vestidores, mientras que otros estuvieron detrás de las bancas dominando el ambiente y hasta armando guerras de porras en la caso de los tuzos.

Tal y como en el torneo pasado el jugador más abucheado de los hinchas regios fue Stefan Medina, hoy con Pachuca.

Cabe mencionar que el Club Pachuca y los cuerpos de seguridad hidalguenses tomaron sus precauciones, evitando el ingreso de autobuses transportando de barristas del equipo norteño y en el estadio inspeccionando a los aficionados con playeras de Monterrey.

Incluso la zona destinada a las porras de los equipos visitantes fue clausurada antes y durante el encuentro.