TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ
16 de febrero de 2016 / 07:47 a.m.

Al cumplirse tres años de su fallecimiento, Alberto Santos de Hoyos (qepd) es recordado como un directivo visionario que sembró la semilla de la pasión por el futbol en Monterrey.

El pasado domingo se cumplió el tercer aniversario luctuoso de quien fuera presidente del Club de Futbol Monterrey de 1971 a 1976.

Santos de Hoyos es considerado el mejor dirigente que han tenido los clubes profesionales regiomontanos en la historia.

El 22 de marzo del 71 asumió la presidencia del Monterrey, cuando todavía no cumplía los 30 años de edad, para comenzar una innovadora gestión de cinco años que significó una nueva era en los Rayados.

Tomó grandes decisiones y formó un equipo que cambió la sociedad regiomontana de ser aficionada al beisbol, a vivir una permanente pasión por el soccer por su forma ofensiva de jugar.

En ese tiempo llegaron a contar con Nilo Acuña, Rubén Romeo Corbo, Luis Montoya y Pedro Damián para jugar por las bandas mientras en el eje del ataque pudieron tener a Milton Carlos y Alfredo Jiménez.

El espectáculo que ofrecía aquel Rayados provocó el primer lleno en la capital de Nuevo León, al entrar al Tec 32 mil 825 aficionados el 4 de marzo de 1972 en el triunfo de 3-0 sobre Cruz Azul, con dos tantos de Bira y otro de “El Alacrán” Jiménez.

Luego vino la campaña del 73-74 donde se quedaron a un paso de la gran final. En la semifinal ganaron en la ida de visita 4-3 al Atlético Español, pero en la vuelta cayeron en casa 3-1 para ser eliminados.

Alberto Santos

De la mano del técnico Ignacio Jáuregui y con el apoyo de Alberto Santos como directivo, la Selección Mexicana empató 1-1 con Brasil en Maracaná el 31 de marzo de 1974.

Además, bajo su gestión tuvieron El Cerrito como centro de entrenamiento, inaugurado el 30 de mayo de 1975.

Se trató del primer complejo para un club del futbol mexicano, con todas las comodidades de los grandes equipos del mundo que hoy en día continua como el punto de desarrollo de las fuerzas inferiores del Monterrey.

Fuera del plano deportivo, Santos de Hoyos fue una persona humanista que buscó apoyar a los necesitados, respaldando instituciones como Nuevo Amanecer, Casa Paterna La Gran Familia y Renace.

Como empresario se ganó el respeto del sector industrial y de la clase política.

Alberto Santos de Hoyos murió el 14 de febrero del 2013, víctima de un paro cardiaco. (qepd).

Alberto Santos