DIEGO MEDINA - @DGOARMANDO 
12 de mayo de 2016 / 07:11 p.m.

El día después del triunfo en el Clásico 107 fue lleno de caras de felicidad en el campamento Rayado. Los jugadores estaban citados minutos antes de las 11:00 para un entrenamiento ligero y regenerativo.

Jonathan Orozco que estaba celebrando su cumpleaños fue el primero en retirarse y minutos después toda la plantilla poco a poco fue saliendo del Barrial en sus automóviles pues la concentración sería hasta las 20:30 en un hotel en San Pedro.

La mayoría de los jugadores detuvieron sus coches e incluso bajaron a tomarse fotos y regalar su autógrafo a unos 15 aficionados que acudieron al entrenamiento pero que tuvieron que esperar afuera al ser a puerta cerrada.

Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados
Entrenamiento de Rayados

“Volviste a parar a Gignac, el sábado igual, con todo”, le dijo un aficionado al defensa César Montes quien solo respondió con una sonrisa de oreja a oreja que denotaba la felicidad del joven canterano.

“Que no baile el bomboro el sábado eh”,
le dijo otro aficionado a Walter Gargano quien también sonrió ante el comentario del hincha.

“Oye huele bien rico”, exclamó un aficionado al tomarse la foto con Neri Cardozo refiriéndose al perfume del volante que también solo sonrió y saludo a todos los presentes.

Incluso el uruguayo Walter Gargano recibió la visita de sus dos hijos y su esposa quienes mientras esperaban al jugador se pusieron a correr y jugar futbol en la cancha uno del Barrial para después ser acompañados por el propio mediocampista, conviviendo en familia con la alegría de la victoria.