29 de mayo de 2013 / 10:06 p.m.

Alemania • La compañía alemana BMW diseñó y tiene en etapa de prueba un centenar y medio de vehículos eléctricos cuyo chasis es fabricado completamente con fibra de carbón en lugar del tradicional acero empleado por las automotrices y sin ninguna soldadura, pues todos sus componentes van pegados.

El nuevo auto eléctrico, llamado BMW i3, fue construido en Leipzig, Alemania y está sujeto a prueba en ciudades globales alrededor del mundo, como Nueva York, Tokio, Beijing y la ciudad de México, explicó a MILENIO el responsable de comunicación de la empresa, Jochen Müller.

Sin un precio fijado aún para el público, el BMW i3  “está dirigido a un consumidor urbano ciento por ciento, de ahí su autonomía (140 kilómetros) y su velocidad máxima: 160 k/h.

En las pruebas de resistencia realizadas, dijo Müller, se encontró que "el nuevo chasis fabricado por primera vez en el mundo con fibra de carbono, ofrece una protección similar a a la convencional en chasis de acero, con ventajas ecológicas en su fabricación, menos gasto de agua y energía".

“En la mayoría de las ciudades la velocidad promedio no rebasa los 40 kilómetros por hora y un máximo de 64 kilómetros recorridos, por eso este modelo está pensado esencialmente para la ciudad. Si el dueño del automóvil necesita salir a carretera, podrá acudir a cualquier planta de la empresa donde se le proporcionará un vehículo diseñado para los caminos”, explicó Muller.

Durante una visita técnica a la planta, como parte del Foro Internacional de Transporte 2013, celebrado en Leipzig, Müller dijo que los más de 700 automóviles que produce cada día la nueva planta de esa ciudad, se basan en el trabajo de más de un centenar de robots, que se encargan del ensamblaje de los modelos requeridos.

La nueva planta de BMW  en Leipzig, diseñada por la arquitecta israelí Zaha Hadid en 2005,premio Pritzker, está lista para fabricar a partir de otoño este tipo de vehículos eléctricos en una producción que se estima será de decenas de miles de unidades por año, aseguró Müller.

Entre las innovaciones técnicas del modelo i3 se cuenta el uso de pegamentos en las piezas de fibra de carbono, en lugar de la tradicional soldadura en el chasis, gracias a ello y a la reducción en el número de partes, su proceso de producción demora la mitad del tiempo que un vehículo similar, asegura la empresa.

En diciembre pasado, la empresa alemana anunció sus planes de asociarse con Boeing para experimentar en la utilización de partes de fibra de carbono en el desarrollo de una nueva generación de vehículos, hoy en día, ya los tiene a prueba en varias metrópolis y planea sacarlo a la venta para fines de este año.

Como aseguró en mayo pasado Norbert Reithofer, presidente del Consejo de Administración, “El año pasado les mostramos el BMW i8, un híbrido un genuino auto deportivo con el consumo de un auto económico, esta vez, queremos mostrarles el i3, un auto concepto, nuestra apuesta por la electro-mobilidad”.

#CLAVES

- Eléctrico con batería de iones litio;- Motor trasero;- 70% menos agua usada en su fabricación;- 50% más ligero que los modelos de acero y aluminio

 — HÉCTOR ZAMARRÓN | @HZAMARRON