EFE
15 de diciembre de 2013 / 05:15 p.m.

Toronto, Canadá.- El año pasado, en todo el mundo se produjeron casi 49 millones de toneladas métricas de basura electrónica, equivalente a 7 kilogramos por cada habitante del planeta, y para 2017 la cifra aumentará un 33 %, según un estudio dado a conocer hoy por La Universidad de las Naciones Unidas (UNU).

El estudio de la Iniciativa StEP, una alianza de organizaciones de la ONU, empresas, gobiernos y organizaciones no gubernamentales, incluye el primer mapa global de basura electrónica y que muestra la cantidad de desperdicios electrónicos que genera cada país.

Según los datos recopilados, para 2017 el volumen anual de basura electrónica será de 65,4 millones de toneladas, un peso equivalente a 200 edificios como el Empire State de Nueva York o 11 construcciones como la Gran Pirámide de Giza.

StEP también señaló que en 2012, China y Estados Unidos se situaron a la cabeza de los países que más equipos electrónicos y eléctricos (EEE) fabrican, además de los que generaron más basura electrónica.

China generó 11.1 millones de toneladas de EEE mientras que Estados Unidos le siguió con 10 millones de toneladas.

Pero las posiciones se trastocaron en cuanto a basura electrónica: Estados Unidos ocupó el primer lugar, con 9. 4 millones de toneladas, mientras que China fue el segundo con 7.3 millones de toneladas.

En Latinoamérica, Brasil y México fueron los países que generaron más basura electrónica.

Brasil puso en el mercado en 2012 dos millones de toneladas de EEE y generó 1.4 millones de toneladas de basura electrónica, 7 kilos por habitante.

Mientras México puso en el mercado 1.5 millones de toneladas de equipos eléctricos y electrónicos y generó 1 millón de toneladas de basura electrónica, el equivalente a 9 kilos por habitante.

En Europa, España puso en el mercado 1.1 millones toneladas métricas de EEE y generó 832 toneladas de basura electrónica, 18 kilos por habitante.

Ruediger Kuehr, secretario ejecutivo de la Iniciativa StEP y miembro de la Universidad de las Naciones Unidas, dijo que el problema de la generación de basura electrónica está aumentando en todo el mundo.

Kuehr explicó que "aunque también hay cada vez más iniciativas para enfrentarse a este problema, la velocidad de generación de basura electrónica supera ahora mismo las medidas adoptadas".

"Aunque hay mucha información sobre los impactos negativos al medio ambiente y la salud de los primitivos métodos de reciclado de basura electrónica, la falta de datos globales ha hecho difícil entender la magnitud real del problema".

"Con esta base de datos que muestra el volumen de basura electrónica por país junto con las leyes en cada jurisdicción, ayudará a políticas más efectivas", añadió Kuehr.      

Equipos de "segunda mano"

StEP dio a conocer este domingo un estudio realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y el Centro Nacional de Reciclado de Electrónica de Estados Unidos que detalla la generación, recolección y exportación de algunos tipos de equipos electrónicos de segunda mano.

Los datos señalan que en 2010, Estados Unidos generó 258,2 millones de unidades usadas de ordenadores, televisiones y teléfonos móviles, y muchos de ellos fueron a parar a Latinoamérica.

El estudio indica que dos tercios de las unidades utilizadas fueron recogidas para ser reutilizadas y recicladas y que el 8,5 % en los aparatos fueron exportados como unidades enteras.

Muchos de los teléfonos móviles utilizados y descartados en Estados Unidos fueron a parar a países latinoamericanos como Paraguay, Guatemala, Panamá, Perú y Colombia.

Se añadió que aunque no hay información concluyente sobre el uso final en los países de destino, los precios de exportación indican que lo más probable es que su destino fuese su venta a consumidores para ser utilizados de nuevo.

Otros aparatos usados que también fueron exportados de Estados Unidos a Latinoamérica fueron artículos electrónicos de gran tamaño, como televisiones y monitores.

En este caso, los principales destinos latinoamericanos fueron México, Venezuela y Paraguay.