25 de mayo de 2013 / 03:01 p.m.

Londres • El primer viaje del papa Francisco será el próximo junio; ante éste y otros eventos de talla internacional que se llevarán a cabo en Brasil, el gobierno de ese país adquirió 30 robots PackBot modelo 510 especializados en seguridad, entre cuyas funciones se encuentra la de desactivar artefactos explosivos, además de contar con cámaras de alta resolución para la vigilancia de las zonas. Son manipulados a través de un control remoto similar al de los videojuegos.

En un comunicado, la empresa iRobot, fabricante del PackBot modelo 510, informó que entregó al gobierno brasileño algunos de los artefactos, cuyo costo fue de 7.2 millones de dólares por los 30.

De acuerdo con información de la BBC Mundo, los aparatos estadunidenses estuvieron en la guerra de Irak, en la crisis de la planta nuclear de Fukushima y en las calles de Boston tras los atentados en el maratón ocurridos el pasado abril.

Por su parte, la iRobot manifestó la importancia de expandir este tipo de tecnología para brindar seguridad en diferentes partes del mudo.

“iRobot continúa su expansión internacional, y Brasil representa un mercado importante para los vehículos terrestres no tripulados de la compañía”, dijo Frank Wilson, vicepresidente y gerente general de la empresa . "Robot está encantada de proporcionar tecnologías robóticas para Brasil como país que se prepara para varios eventos internacionales de alto perfil".

En el comunicado la firma destacó que “iRobot ha entregado más de 5 mil aparatos a las fuerzas de defensa militar y civil en todo el mundo. Los robots móviles de la empresa realizan múltiples misiones para ayudar a las tropas y a los profesionales en materia de seguridad pública, además de mejorar la forma de conocer las situaciones peligrosas y reduce los riesgos. También aumenta el éxito de las misiones”.

A pesar de que el país sudamericano carece de antecedentes recientes de atentados con bomba en su territorio, la inversión millonaria la realizó Brasil para respaldar y tener mayor fuerza y seguridad antes de la Copa Confederaciones, en que se realizará en junio; la llegada del Papa en julio para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica; el Mundial de Fútbol 2014, y los Juegos Olímpicos 2016.

Tim Trainer, vicepresidente de Defensa y Seguridad en iRobot, dijo en entrevista para BBC Mundo: "En la misión para la cual (los robots) están siendo planeados en Brasil son configurados como sistemas de desactivación de artefactos explosivos".

Por su parte Nelson Düring, un experto brasileño en temas de defensa y editor del portal Defesanet, dijo que la compra de los PackBot responde a la tesis del gobierno de Rousseff de "estar preparado para que pueda ocurrir alguna cosa".

Agregó que la visita del Papa a Río, el primer viaje internacional del pontífice argentino, puede plantear más riesgos de seguridad que el Mundial, "porque lleva un mensaje religioso". Se espera que la JMJ concentre 2 millones de jóvenes católicos de todo el mundo.

El desarrollo de la JMJ estará acompañado por un operativo de seguridad que puede involucrar hasta 15 mil militares y policías, informaron funcionarios brasileños recientemente.

Cerca de 60 efectivos estarán abocados a proteger personalmente al Papa, que prevé visitar una favela en Río y el santuario de Aparecida en Sao Paulo, entre otras actividades.

FUNCIONES DEL 510

El modelo del PackBot 510 fue lanzado al mercado por la empresa de Bedford, Massachusetts, en 2007, y es un aparato de 10.9 kilos (sin baterías) y tiene ruedas similares a las de un tanque de guerra.

El artefacto electrónico mide 17.8 centímetros de alto, 52.1 de ancho y 88.9 de largo, y cuenta con un brazo que se extiende y puede alcanzar casi dos metros; además, es capaz de levantar 13.6 kilos. Alcanza una velocidad de 9.3 kilómetros por hora y puede moverse en diversos climas.

"Los robots son capaces de ir a un objetivo en zonas potencialmente peligrosas, y tornar seguros paquetes que pueden o no ser artefactos explosivos", señaló Trainer en referencia a las configuraciones que adquirirá Brasil.

Agregó que son capaces de disparar agua dentro de un objeto y separar un detonador electrónico de una carga explosiva. Tienen cuatro cámaras y son operados a distancia con un control similar al de los videojuegos.

Trainer dijo que la mayoría de los sistemas comprados por Brasil ya fueron entregados, pero aún falta enviar los aparatos para desactivar bombas. Como parte del contrato, la empresa prestará servicios y apoyo al país, incluido el entrenamiento del personal que los manejará.

 BBC Y REDACCIÓN