20 de abril de 2013 / 09:49 p.m.

Ciudad de México • El rostro de Eric Moger, un restaurantero de origen británico, ha sido reconstruido gracias a una prótesis realizada mediante una impresora 3D. La historia comenzó cuando, hace cuatro años los médicos descubrieron un tumor agresivo del tamaño de una pelota de tenis que crecía debajo de la piel del rostro de Moger, justo cuando comenzó a hacer planes para su boda con su novia, Karen Hungry.

El hombre requirió una cirugía de emergencia para extirpar el cáncer, el Sr. Moger perdió casi todo el lado izquierdo de la cara, incluyendo el ojo, el pómulo y la mayor parte de su mandíbula, dejándole un enorme agujero. Dicho evento canceló por tiempo indeterminado sus planes de boda.

Después de años de señalamientos y discriminación, los cirujanos británicos han sido pioneros al utilizar la tecnología de impresión tridimensional para crear una cara de prótesis para el Sr. Moger, de 60 años, en lo que se cree, es el primer procedimiento de este tipo en el Reino Unido.

Los intentos de utilizar la cirugía plástica para reconstruir la cara del señor Moger habían fracasado debido a la quimioterapia y la radioterapia que estaba recibiendo.

Fue a través la creación análisis de lo que quedaba de su cráneo y el uso de computadoras para recrear el rostro que capa tras capa de nylon la impresora le realizó la prótesis facial y le dio una esperanza de recuperar su semblante.

Esta nueva prótesis no solo ha ayudado a restablecer la autoestima de Moger, sino que también ha transformado la vida del padre de dos niños, pues ya es capaz de beber en un vaso de agua y alimentarse por sí mismo. Y es que desde aquel día en que le realizaron la operación para extirpar el tumor el restaurantero tuvo que alimentarse y beber a través de un tubo directamente conectado con en el estómago.

"Me quedé sorprendido por la forma en que se ve, no podía creer lo bien que se veía” dijo Eric Moger al ver por primera vez la impresión de su rostro.

El proceso de reconstrucción…

Tres impresoras tridimensionales fueron desarrolladas por la empresa Dyson para ayudar a producir rápidamente prototipos con componentes especiales. Dicha fábrica, acepta que el proyecto del señor Eric Moger es parte del proceso de investigación y desarrollo, pues rara vez se ha utilizado en el campo médico.

El Dr Dawud, quien se encargó de encabezar el proyecto dijo: "Combinamos la tomografía computarizada y exploración facial gracias a un software desarrollado para planificar la construcción de cada rasgo."

Además, fueron barras en forma de tornillo de aproximadamente cinco centímetros de largo las que sustituyeron los huesos más importantes de cráneo.Se utilizó también una placa de plástico como sello en la parte superior de su boca, lo que le permite comer y beber de nuevo.

Y las aplicaciones informáticas permitieron crear una imagen de espejo del lado derecho de la cara de Moger para terminar la impresión en 3D, que quedó como una cáscara facial hecha de nylon endurecido; la cual se sujetó con imanes para que esta pueda ser retirada cuando el hombre lo desee.

En un futuro el Dr. Dawud afirma que se prevé desarrollar nuevas técnicas que les permitan imprimir en materiales más maleables y afines a la piel.

GLOW MURATA