DIEGO ARMANDO MEDINA | @DGOARMANDO
7 de mayo de 2016 / 06:34 p.m.

El gran torneo que tuvo el Monterrey no pudo culminarlo con un buen resultado pues anoche cayeron 2-1 en casa en la última jornada del clausura 2016.

La Pandilla con una alineación alterna, en busca de darle descanso a sus mejores hombres rumbo a la liguilla, no fue capaz de derrotar a un Toluca que llegaba ya eliminado de cualquier posibilidad de calificar y tuvo que conformarse con terminar el torneo obteniendo su segunda derrota en casa a lo largo de la campaña.

Rayados buscaba récord de triunfos y de puntos en el duelo frente a los escarlatas pero todo se fue a la borda tras la derrota, sin embargo de los males el menor pues Monterrey terminó el torneo con 37 unidades y con un superliderato que desde hace un par de semanas nadie le quitaría.

Fue un primer tiempo cargado para la visita, Toluca se acomodó mejor desde el comienzo del duelo ante unos Rayados que parecía tenían la mente mas en los cuartos de final ante Tigres que en el mismo duelo que estaban sosteniendo.

Al 5' de inmediato los Diablos mandaron un mensaje que llegaban con ganas de ofender a La Pandilla en su propia casa pues Fernando Uribe mandó un disparo potente apenas desviado del arco que en esta ocasión defendió Juan de Dios Ibarra.

Tres minutos después Erbin Trejo volvió a disparar al arco albiazul pero el balón fue bien detenido por el guardameta veterano del Monterrey.

Al 9' Rayados respondió con un gran pared entre Neri Cardozo y Cándido Ramírez que apareció frente a Talavera pero ante la salida, el dorsal 16 del Monterrey intentó bombear pero el esférico fue demasiado elevado.

Mientras el control del partido seguía siendo visitante, los escarlatas abrieron el marcador por medio del peruano Christian Cueva quien al 19' definió de gran manera un pase filtrado por Erbin Trejo que dejó al sudamericano frente Ibarra que nada pudo hacer nada para detener el tiro cruzado a su derecha.

Juan de Dios Ibarra volvió a aparecer salvando al Monterrey al 24' un disparo de Fernando Uribe y al 32' solo observó como la pelota pasó rozando su poste izquierdo en claro mejor momento toluqueño en el partido.

Sin embargo el futbol no sabe de dominios y en el mejor momento de los dirigidos por José Saturnino Cardozo el arbitro central marcó un penal a favor de Rayados en un tiro de esquina donde, según su punto de vista, un defensor de los Diablos sujetó a Hiram Mier impidiéndole el remate al 38'.

Dorlan Pabon tomó la pelota y anotó de forma contundente la pena máxima al poner la pelota abajo a la derecha de Talavera que aunque adivinó el disparo nada pudo hacer para evitar el empate Rayado y el séptimo gol del colombiano en el torneo.

SEGUNDO TIEMPO, OTRA HISTORIA

El segundo tiempo empezó muy distinto a lo que se jugó en la primera mitad pues Rayados tomó el control del juego, de la pelota y de las jugadas con aroma a gol.

Al 49' De Nigris mandó un derechazo que pasó zumbando el poste, al 53' Cándido Ramírez apareció solo frente a Talavera y cuando estaba por asistir a Pablo Barrera para sellar el gol, "CR16" falló y tocó muy débil y retrasada la pelota para desperdiciar la gran oportunidad.

Ya con Cardona en la cancha, Monterrey siguió buscando por todos lados el gol de la victoria incluso al 56' con un tiro largo de Neri Cardozo que buscaba clarear al arquero toluqueño pero la pelota se fue apenas desviada.

Pero el gol  cayó al 68' para los Diablos en una jugada por derecha en donde apareció Christian Pérez para centrar y ponerle un bombón al joven Martin Abundis recién ingresado al campo que festejó su anotación que le dio el triunfo a su equipo.

Ni la entrada de Carlos Sánchez en los últimos 20 minutos ni la insistencia de Edwin Cardona pudieron hacer que Rayados empatara el partido, teniendo la más cercana de los botines de Ricardo Osorio quien en una jugada individual dentro del área sacó un disparo al poste al minuto 74.

Pero el descalabro no apagó el ánimo de la afición de Rayados que sabe que viene lo bueno rumbo al título en una liguilla que comienza el miércoles ante el acérrimo rival al que le mandaron un mensaje antes de terminar el partido coreando el "tienen miedo, los Tigres tienen miedo, los Tigres tienen mieeeedo", tal y como lo hicieron previo al último clásico que ganaron 1-0 en la jornada nueve del certamen.