TOMÁS LÓPEZ
3 de julio de 2016 / 12:44 p.m.

Este carro refleja la pasión que se vive por el Monterrey también fuera de México.

Su dueño es regiomontano, se llama Bonifacio Rodríguez, lo conocen como “La Parka” y circula en el auto Rayado en la ciudad de Houston.

Los colores azul y blanco lucen en cada rincón del coche Cutlass modelo 86, adquirido justo por ser el año del primer campeonato del equipo regiomontano.

“Soy fanático de Rayados como toda esta gente que estamos en Houston y se me ocurrió pintarlo con los colores del equipo que es la pasión de toda la raza desde hace siete años”, narra Bonifacio.

“Me da gusto que donde quiera que nos vemos haya personas que se quieran tomar fotos con mi carro, además es modelo 1986, cuando el equipo ganó su primer campeonato”.

Vecino en la infancia de la colonia Granja Sanitaria, “La Parka” señala que buscará volver a pintar su automóvil, con la idea de agregar la imagen de jugadores como Jesús Arellano y Humberto Suazo.

RAYADOS

LA BANDA

Como cada año, aficionados de diferentes ciudades texanas se reúnen para apoyar a su equipo desde el día previo.

El Monterrey tiene dos juegos de pretemporada en Houston y Dallas, donde fanáticos que radican en los Estados Unidos buscan ofrecer un ambiente de cánticos y porras similar al que se tiene en la nueva casa de Ciudad Guadalupe.

Raza de San Antonio, Austin, Dallas, Houston y poblaciones del Valle de Texas han formado una comunidad, unida por el fervor hacia los Rayados.

Entre los grupos organizados están La Adicción 210, de San Antonio, y la Pasión Rayada, en Houston.